Foro Adventista - Revista Adventista Nuestro Firme Fundamento
Bienvenido a nuestro foro tematico,aqui podras encontrar exclusivamente temas de escritores adventistas que defienden nuestras creencias historicas,te invitamos a participar

B. E. Wagner.ENOC Y JUAN EL BAUTISTA .compilacion

Ir abajo

B. E. Wagner.ENOC Y JUAN EL BAUTISTA .compilacion

Mensaje por Admin el Dom Ene 23, 2011 5:03 pm

B. E. Wagner.ENOC Y JUAN EL BAUTISTA .compilacion
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Conociendo a Dios.-
“Se está apoderando del mundo un afán nunca visto. En las diversiones, en la acumulación de dinero, en la lucha por el poder, hasta en la lucha por la existencia, hay una fuerza terrible que embarga el cuerpo, la mente y el alma. En medio de esta precipitación enloquecedora, habla Dios". Ed:254.

¿Cual es este mensaje vital que Dios desea comunicar al hombre? Escuchad su voz en Jer. 9:23-24: "Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme”.

Jesús nos habla diciendo: "Esta empero es la vida eterna, que te conozcan el solo Dios verdadero, y a Jesucristo, al cual has enviado”. Juan 17:3.

“El conocimiento de Dios y de Jesucristo... es la llave que abre los pórticos de la ciudad celestial”. MC:363.

“Cuando conozcamos a Dios como es nuestro privilegio conocerle, nuestra vida será una vida de continua obediencia”. DTG:621.

“El conocimiento experimental de Dios y de Cristo Jesús, a quien él ha enviado, transforma al hombre a la imagen de Dios”. PVGM:98.

“El conocimiento de Dios que transforma el carácter es nuestra mayor necesidad. Si cumplimos su propósito, tendremos en nuestras vidas una revelación de Dios que corresponderá a la enseñanza de su Palabra.

La experiencia de Enoc y de Juan el Bautista representa lo que debería ser nuestra experiencia. Más de lo que lo hacemos, necesitamos estudiar la vida de estos hombres: aquel que fue trasladado al
cielo sin ver la muerte, y aquel que, antes del primer advenimiento de Cristo, fue llamado a preparar el camino del Señor, a enderezar sus veredas”. 8T:329.


Enoc.-
“Caminó, pues, Enoc con Dios y desapareció, porque le llevó Dios". Gén. 5:24.

“Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado... Y antes que fuese trasladado tuvo testimonio de haber agradado a Dios”. Heb. 11:5.

“El infinito, insondable amor de Dios manifestado mediante Cristo, llegó a constituir el tema de sus meditaciones día y noche. Con todo el fervor de su alma trató de revelar ese amor al pueblo en medio del cual vivió”. 8T:329.

Por medio del fiel Enoc Dios reveló su amor al mundo antes de destruirlo con agua. La manifestación del amor de Dios es la mayor necesidad del mundo actual.

“El andar de Enoc con Dios no era en arrobamiento o en visión, sino en el cumplimiento de los deberes de su vida diaria. No se aisló de la gente convirtiéndose en ermitaño, pues tenia una obra que hacer para Dios en el mundo”. PP:72.

“El poder de Dios que obró en su siervo fue percibido por aquellos que oyeron... El corazón de Enoc reposaba sobre los tesoros eternos... Aunque todavía vivía en la tierra, por fe moraba en las mansiones de luz”. 8T:330.

“Su corazón estaba en armonía con la voluntad de Dios... Enoc poseía una mente poderosa, bien cultivada, y profundos conocimientos. Dios le había honrado con revelaciones especiales; sin embargo por el hecho de que estaba en continua comunión con el cielo, y reconocía constantemente la grandeza y perfección divinas, fue uno de los hombres más humildes. Cuanto más íntima era su unión con Dios, tanto más profundo era el sentido de su propia debilidad e imperfección”. PP:72.

Una comunión constante con Dios proporcionó a Enoc grandes porciones del poder divino, y llenó su alma de humildad. L. D. Moody dijo: "El principio de la grandeza es llegar a ser pequeño, el crecimiento de la grandeza es ser cada vez menor y la perfección de la grandeza es llegar a ser nada". Elena de White escribió: "La única grandeza es la grandeza de la humildad”. DTG:605.

“Así esperaba ante el Señor, buscando un conocimiento más claro de su voluntad a fin de cumplirla. Para él la oración era el aliento del alma. Vivía en la misma atmósfera del cielo”. PP:73.

“Manteniéndose así en comunión con Dios, Enoc llegó a reflejar más y más la imagen divina. Tenía el rostro radiante de una santa luz, semejante a la que resplandece del rostro de Jesús. Cuando regresaba de estar en comunión con Dios, hasta los impíos miraban con reverencia ese sello del cielo en su semblante”. PP:74-75.

“La experiencia de Enoc... representa lo que debería ser nuestra experiencia" (8T:329). Si crucificamos nuestro yo diariamente, si nos rendimos sin reservas al servicio de Dios, si oramos constante-
mente por la unción diaria del Espíritu Santo, nuestros rostros brillarán con una santa luz y los demás podrán ver el sello del cielo en nuestro semblante.

Un programa de vida como éste nos ayudará a satisfacer nuestra gran necesidad, y el Espíritu Santo nos empleará como instrumentos para satisfacer la gran necesidad del mundo. Entonces la obra de Dios será terminada en un tiempo muy corto.

¿No diremos todos unánimemente: "Por la gracia de Dios y el poder del Espíritu Santo, la experiencia de Enoc representará la nuestra, hasta que el oriente resplandezca con la venida del Hijo del Hombre?"

“El piadoso carácter de este profeta representa el estado de santidad que deben alcanzar todos los que serán 'comprados de entre los de la tierra'. . . Pero, así como Enoc, el pueblo de Dios buscará la pureza de corazón y la conformidad con la voluntad de su Señor, hasta que refleje la imagen de Cristo. Tal como lo hizo Enoc, anunciarán al mundo la segunda venida del Señor... Así como Enoc fue trasladado al cielo antes de la destrucción del mundo por el diluvio, así también los justos vivos serán traspuestos de la tierra antes de la destrucción por el fuego”. PP:77.

“Durante trescientos años Enoc buscó la pureza del alma, para estar en armonía con el cielo. Por tres siglos anduvo con Dios. Día tras día anheló una unión más íntima; esa comunión se hizo más y más estrecha, hasta que Dios lo llevó consigo. Había llegado al umbral del mundo eterno, a un paso de la tierra de los bienaventurados; se le abrieron los portales, y continuando su andar con Dios tanto tiempo proseguido en la tierra, entró por las puertas de la santa ciudad. Fue el primero de los hombre que llegó allí”. PP:75.

“Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver la muerte, y no fue hallado porque lo traspuso Dios. Y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios”. Heb. 11:5.

“A tal comunión Dios nos invita hoy. Un carácter santificado como el de Enoc será el que deberán tener los que serán traspuestos de entre los hombres cuando el Señor venga por segunda vez”.

“La gran necesidad de hoy es la de hombres que sean bautizados por el Espíritu Santo de Dios, hombres que anden con Dios como anduvo Enoc”. 5T:555.

“Si alguna vez un pueblo tuvo necesidad de andar delante de Dios como lo hizo Enoc, el pueblo adventista del séptimo día la tiene ahora”. 7T:155.


Juan el Bautista.-
“La experiencia de Enoc y la de Juan del Bautista representan lo que debiera ser nuestra experiencia”. 8T:329.

“El (Juan) era antorcha que ardía y alumbraba”. Juan 5:35.

“Dios había llamado al hijo de Zacarías a una gran obra”. DTG:75.

“Un mensajero tal debía ser santo. Debía ser templo del Espíritu de Dios”. DTG:75.

“A fin de poder predicar un mensaje como el de Juan el Bautista, debemos tener una experiencia espiritual como la suya. Debemos contemplar a Dios y, mientras lo contemplamos, perder de vista al yo”. 8T:333.

“En su vida en el desierto, Juan el Bautista fue instruido por Dios. Estudió las revelaciones de Dios en la naturaleza. Bajo la dirección del Espíritu divino escudriñó los escritos de los profetas. De día y de noche Cristo era el tema de su estudio y de su meditación, hasta que su mente, su corazón y su espíritu se llenaron de la gloriosa visión”. 7T:331.

“Miraba al Rey en su hermosura, y se olvidaba de sí mismo. Contemplaba la majestad de la santidad, y se sentía deficiente e indigno. Estaba listo para salir como el mensajero del cielo, sin temor de lo humano, porque había mirado lo divino. Podía estar en pie sin temor en presencia de los monarcas terrenales, porque se había postrado delante del Rey de reyes”. DTG:78.

El Espíritu Santo Dado sin Medida.-
“Mirando por fe al Redentor, Juan adquirió la estatura de la abnegación personal. No buscó atraer la atención de los hombres hacia sí mismo, sino elevar sus pensamientos hacia arriba, y aún más arriba, hasta hacerlos reposar en el Cordero de Dios... Todos aquellos que son fieles a su llamado como mensajeros de Dios, no procurarán exaltarse a sí mismos. El amor propio debe ser absorbido por el amor a Cristo... El corazón del profeta vacío del yo fue llenado con la luz de la Divinidad... Lo mismo debe suceder con los seguidores de Cristo. Recibiremos la luz del cielo sólo cuando estemos dispuestos a ser vaciados del yo. Sólo podemos discernir el carácter de Dios y aceptar a Cristo por fe, cuando consentimos en poner en cautividad todo pensamiento a la obediencia de Cristo. A cuantos hagan esto se les dará el Espíritu Santo sin medida”. 8T:333-334.

Esta es una promesa para cada uno de nosotros. Si cumplimos con las condiciones como lo hizo Juan el Bautista, será suplida nuestra mayor necesidad. Entonces Dios nos usará como canales para suplir la mayor necesidad del mundo.

“Dios hará la obra si le damos los instrumentos". 3JT:342.

“Juan dio su mensaje sin argumentos preconcebidos ni teorías sutiles. Alarmante y austera, aunque llena de esperanza, se oyó su voz en el desierto: 'Arrepentios, que el reino de los cielos se ha acercado' (Mat. 3: 2). Con un nuevo, extraño poder, conmovía a la gente. Toda la nación se conmovió. Multitudes acudieron al desierto”. 8T:332.

Dios usó a un hombre en el desierto para conmover a una nación. Pronto, sí, muy pronto, usará a un fiel remanente para mover y conmover al mundo entero. Si anhelamos ser contados en el pequeño grupo de fieles, ahora es el tiempo de hacer una preparación rápida. La experiencia de Juan debería ser la nuestra.

“Campesinos iletrados y pescadores de las cercanías; soldados romanos de los cuarteles de Heredes; capitanes del ejército con sus espadas al cinto, listos para dominar cualquier señal de rebelión; avaros cobradores de impuestos desde sus bancos; sacerdotes miembros del Sanedrín con sus fílacterias, todos escuchaban hechizados; y todos, aun-el fariseo y el saduceo, los fríos e impasibles burladores, se alejaban con su burla silenciada y heridos en el corazón por la convicción de sus pecados. Herodes oyó el mensaje en su palacio, y el gobernante orgulloso y de corazón endurecido por sus pecados tembló ante el llamado al arrepentimiento.

En esta época, justamente antes de la segunda venida de Cristo en las nubes de los cielos, se ha de llevar a cabo una obra como la de Juan. Dios llama a hombres que han de preparar un pueblo, que se mantenga firme en el gran día del Señor”. 8T:332.

“Sobre nosotros descansa la pesada responsabilidad de anunciar al mundo su próxima destrucción. Dios insta a su iglesia a que se levante y se revista con poder”. 7T:16.

“Los obreros de Dios deben tener una profunda experiencia. Si se rinden plenamente a él, él obrará poderosamente en su favor”. CE:166.


Admin
Admin

Cantidad de envíos : 199
Puntos : 497
Fecha de inscripción : 03/09/2009
Edad : 46
Localización : Pereira,Colombia

Ver perfil de usuario http://foroadventista.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.