Foro Adventista - Revista Adventista Nuestro Firme Fundamento
Bienvenido a nuestro foro tematico,aqui podras encontrar exclusivamente temas de escritores adventistas que defienden nuestras creencias historicas,te invitamos a participar

B. E. Wagner.El Poder Transformador del Espíritu Santo .compilacion

Ir abajo

B. E. Wagner.El Poder Transformador del Espíritu Santo .compilacion

Mensaje por Admin el Dom Ene 23, 2011 4:54 pm

B. E. Wagner.El Poder Transformador del Espíritu Santo .compilacion
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Si no dejamos que el Espíritu Santo obre a su manera en nuestras vidas, entonces estaremos trabajando con las energías de la carne y no con el poder del Espíritu. Y, ¿cuál será el resultado? He aquí la respuesta de Dios:

“Sin el Espíritu y el poder de Dios será en vano que tratemos de presentar la verdad”. 5T:158.

Las últimas palabras pronunciadas por Jesús justamente antes de ascender al cielo, debieran resonar constantemente en nuestros oídos: “Mas recibiréis la virtud del Espíritu Santo que vendrá sobre
vosotros; y me seréis testigos en Jerusalén, y en toda Judea, y en Samaria, y hasta lo último de la tierra”. Hechos 1:8.

“Cristo, el gran Maestro, tuvo una infinita variedad de temas para elegir, pero del que más se ocupó fue de la dádiva del Espíritu Santo. ¡Cuan grandes cosas predijo para la iglesia mediante ese don! Sin embargo, ¿cuál tema es menos tratado que éste hoy?”. 1MS:183-184.

“El hombre necesita un poder exterior a sí mismo para restaurarle a la semejanza de Dios y habilitarle para hacer la obra de Dios; pero esto no hace que no sea esencial el agente humano. La humanidad hace suyo el poder divino, Cristo mora en el corazón por la fe; y mediante la cooperación con lo divino el poder del hombre se hace eficiente para el bien.

El que llamó a los pescadores de Galilea está llamando todavía a los hombres a su servicio. Y está tan dispuesto a manifestar su poder por medio de nosotros como por los primeros discípulos”. DTG:263-264.

“Sólo podemos ser hechos idóneos para el cielo mediante la obra del Espíritu en el corazón, pues debemos tener la justicia de Cristo como nuestro salvoconducto si hemos de tener acceso al Padre. A fin de que .tengamos la justicia de Cristo, necesitamos ser transformados diariamente por la influencia del Espíritu Santo para ser participantes de la naturaleza divina. La obra del Espíritu Santo es elevar los gustos, santificar el corazón, ennoblecer a todo el hombre”. 1MS:439.

Mediante el engaño, Satanás tratará de impedir el derramamiento del Espíritu Santo. (Véase CS:517).

Por muchos años hemos visto evidencias de este engaño. Puesto que la hora es tan avanzada, ¿no debería haber también abundantes evidencias de la verdad? La más grande necesidad del mundo hoy es
la de manifestaciones del poder transformador del Espíritu Santo en la vida de quienes profesan presentar a otros el ultimo mensaje de amonestación.

Por muchos años se viene sintiendo esta necesidad. He aquí algunas citas tomadas de una serie de estudios sobre Evangelismo dadas en 1952 por William Ward Ayer a un gran grupo de estudiantes de teología de la Universidad de Bob Jones y publicadas en un libro titulado Llama para el Altar:

“¡Necesitamos un profeta! Necesitamos un Elias... Por eso preguntamos: '¿Dónde está el Señor Dios de Elías?'...

En esta hora solemnemente trágica, este tiempo crítico de la historia... la iglesia se muestra pasiva, esperando como el hombre impotente junto al pozo de Betesda...

La necesidad de las iglesias, por lo tanto, es el espíritu y poder de Elías. Deben someterse al Señor Dios de Elías hasta que el los llene con ese espíritu y poder...

No estoy exagerando si digo que la generalidad de las iglesias han fallado miserablemente al tratar de dirigir la gente de nuestras comunidades hacia la verdad de Dios.

Los predicadores deberían hacer tronar el cometido: 'Y me seréis testigos'; hasta que la gente se despierte de su profundo sueño y empiece a buscar a los perdidos'”.

Alguien ha dicho: "La iglesia está hoy bajo fuego, cuando debiera estar ardiendo en fuego". En una carta personal con fecha de 01 de Noviembre de 1942, un vicepresidente de la Asociación General, ya fallecido, escribió:

“Yo creo, hermano Wagner, que la única cosa que impide la terminación de la obra en estos días, es la falta de una consagración más profunda, y una obra más intensa de la gracia en el corazón de los miembros de nuestra iglesia por doquiera. Si nuestros obreros y miembros de iglesia fueran lo que debieran ser, vendría el pleno derramamiento de la lluvia tardía y el mensaje se extendería por todas
partes como un fuego arrollador”.

La falta del poder de la lluvia tardía en esta hora tan avanzada debería humillar nuestros corazones e impelemos a seguir con fidelidad el consejo de Cristo a los laodicenses. Debiéramos preparar-
nos con premura para experimentar el "reavivamiento" y estar listos para hacer nuestra parte en la predicación del mensaje cuando éste sea proclamado con gran poder durante el "fuerte clamor".

Las siguientes citas del espíritu de profecía revelan por qué la lluvia tardía no ha venido todavía, y qué debemos hacer a fin de prepararnos para dar el mensaje con gran poder:

“Se me mostró al pueblo de Dios esperando que ocurriera un cambio - que se apoderase de ellos un poder compulsivo. Pero quedarán chasqueados, porque están en el error. Deben actuar, deben tomar el trabajo en sus manos y clamar fervientemente a Dios por el verdadero conocimiento de sí mismos. Las escenas que pasan delante de nosotros son de suficiente magnitud como para hacernos levantar y presentar insistentemente la verdad al corazón de todos aquellos que quieran oímos”. 1T:261.

“Me fue mostrado que si los hijos de Dios no hacen esfuerzos de su parte, sino que aguardan a que el refrigerio venga sobre ellos y elimine sus males y corrija sus errores; si confían en que esto los limpiará de la inmundicia de la carne y del espíritu, y los hará idóneos para dedicarse al fuerte clamor del tercer ángel, serán hallados faltos”. 1T:619.

“Muchos han dejado en gran medida de recibirla primera lluvia. No han obtenido todos los beneficios que Dios ha provisto así para ellos. Esperan que la falta sea suplida por la lluvia tardía. Cuando sea otorgada la abundancia más rica de la gracia, se proponen abrir sus corazones para recibirla. Están cometiendo un terrible error... Si no progresamos, si no nos colocamos en la actitud de recibir tanto la lluvia temprana como la tardía, perderemos nuestras almas, y la responsabilidad descansará a nuestra propia puerta”. TM:515,517.


La Indispensable Lluvia Temprana.-
El Espíritu Santo en la lluvia temprana nos purifica y nos transforma hasta que ganamos la victoria en cada punto de nuestra vida. Esta es la preparación que debemos hacer antes de que estemos listos para recibir la lluvia tardía.

“Hoy habéis de entregaros a Dios para que seáis vaciados del yo... Hoy habéis de tener purificado vuestro vaso para que esté listo... para los chaparrones de la lluvia tardía, pues vendrá la lluvia tardía y la bendición de Dios llenará cada alma que esté purificada de toda contaminación... Idóneos para el tiempo de refrigerio... Idóneos para el bautismo del Espíritu Santo”. 1MS:223.

“Nos toca a nosotros remediar los defectos de nuestro carácter, limpiar el templo del alma de toda contaminación. Entonces la lluvia tardía caerá sobre nosotros como cayó la lluvia temprana sobre los discípulos en el día de Pentecostés”. 2JT:69.

“Los que resisten en cada punto, que soportan cada prueba y vencen, a cualquier precio que sea, han escuchado el consejo del Testigo fiel, y recibirán la lluvia tardía, y estarán listos para la traslación”. 1JT:66.

“Vi que muchos descuidaban la preparación necesaria, esperando que el tiempo del 'refrigerio' y la 'lluvia tardía' los preparasen para sostenerse en el día del Señor y vivir en su presencia. ¡Oh! ¡y a cuántos vi sin amparo en el tiempo de angustia! Habían descuidado la preparación necesaria, y por lo tanto no podían recibir el refrigerio indispensable para sobrevivir a la vista de un Dios santo... Vi que nadie podrá participar del 'refrigerio' a menos que haya vencido todas las tentaciones y triunfado del orgullos, el egoísmo, el amor al mundo y sobre toda palabra y obras malas”. PE:71.

“Se me mostró que el testimonio a los laodicenses se aplica al pueblo de Dios en el tiempo presente... Ha sido destinado para despertar al pueblo de Dios, descubrirles sus apostasías y guiarlos hacia un arrepentimiento verdadero, a fin de que puedan ser favorecidos con la presencia de Jesús y estar listos cuando llegue el tiempo del fuerte clamor del tercer ángel”. 1T:186.

“Podemos estar seguros de que cuando el Espíritu Santo sea derramado, los que no reciban y aprecien la lluvia temprana no verán ni entenderán el valor de la lluvia tardía”. TM:405.

“Pero no debe haber descuido de la gracia representada por la primera lluvia. Sólo aquellos que están viviendo a la altura de la luz que tienen, recibirán mayor luz. A menos que estemos avanzando diariamente en la ejemplificación de las virtudes cristianas activas, no reconoceremos las manifestaciones del Espíritu Santo en la lluvia tardía. Podrá estar derramándose en los corazones en tomo de nosotros, pero no la discerniremos ni la recibiremos”. TM:516.

Aquellos que no mueren al yo cada día y dejan que él Espíritu Santo purifique y transforme sus vidas, no reconocerán o entenderán las manifestaciones del Espíritu Santo en la lluvia tardía. Serán sa-
cudidos y eliminados y sus lugares serán ocupados por otros que sostendrán la verdad y se unirán con el pueblo de Dios que guarda los mandamientos.

“Los que carecen del Espíritu Santo no pueden ser atalayas fieles sobre las murallas de Sión, porque están ciegos y no ven la obra que debe hacerse, y no hacen sonar la trompeta con nitidez.

El bautismo del Espíritu Santo, tal como en el día de Pentecostés, conducirá a un reavivamiento de la religión verdadera y a la realización de muchas obras maravillosas. Seres celestiales vendrán entre nosotros, y los hombres hablarán según sean impulsados por el Espíritu Santo de Dios. Pero si el Señor obrase sobre los hombres como lo hizo en el día de Pentecostés y después de ese día, muchos
que ahora pretenden creer en la verdad conocerían tan poco de la forma como obra el Espíritu Santo, que exclamarían. '¡Cuidado con el fanatismo!' De los que estén henchidos por el Espíritu Santo dirían: "Estos hombres están llenos de mosto". Porque habrá quienes formularán objeciones y críticas cuando el Espíritu de Dios se posesione de los seres humanos, debido a que sus propios corazones no han sido conmovidos sino que se encuentran fríos e insensibles”. 2MS:65.

“El número de esta hueste había disminuido. En el zarandeo, algunos fueron dejados al lado del camino. Los descuidados e indiferentes que no se unieron con quienes apreciaban la victoria y la salvación lo bastante para perseverar en anhelarlas orando angustiosamente por ellas, no las obtuvieron, y quedaron rezagados en las tinieblas, y sus sitios fueron ocupados en seguida por otros, que se unían a las filas de quienes habían aceptado la verdad”. PE:271.

Preparándonos Ahora para la Lluvia Tardía.-
“Ahora es cuando debemos lavar el manto de nuestro carácter y emblanquecerlo en la sangre del Cordero. Ahora es cuando debemos vencer el orgullo, la pasión y la pereza espiritual. Ahora es cuando debemos despertamos y hacer un esfuerzo resuelto para lograr simetría de carácter. 'Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones' (Heb. 3:7-8,15). Estamos en una situación muy penosa, aguardando y velando por la aparición de nuestro Señor. El mundo está en tinieblas. 'Mas vosotros, hermanos —dice Pablo— no estáis en tinieblas, para que aquel día os sobrecoja como ladrón' (1 Tes. 5:4).

¿Qué estáis haciendo, hermanos, en la gran obra de preparación? Los que se unen con el mundo reciben su molde y se preparan para la marca de la bestia. Los que desconfían de sí mismos, se humillan delante de Dios y purifican sus almas obedeciendo a la verdad, son los que reciben el molde celestial y se preparan para tener el sello de Dios en sus frentes. Cuando se promulgue el decreto y se estampe el sello, su carácter permanecerá puro y sin mancha para la eternidad.

La hora está muy avanzada. No debemos demorar. Israel pasó cuarenta años errando en el desierto, cuando podría haber llegado a la tierra prometida en dos semanas. Cuando el pueblo de Dios esté preparado para la lluvia tardía, la obra de Dios será terminada en un tiempo muy corto”. 2JT:70-71.

“No estamos seguros un solo momento a menos que seamos guiados y controlados por el Espíritu Santo”. NEV:187.

“No hay en nuestra naturaleza impulso alguno ni facultad mental o tendencia del corazón, que no necesite estar en todo momento bajo el dominio del Espíritu de Dios”. PP:446.

“Necesitamos el soplo de la vida divina dentro de nosotros... Torrentes de poder espiritual serán derramados sobre los que estén preparados para recibirlo”. 3T:46.

“Debemos orar tan fervientemente por el descenso del Espíritu Santo, como los discípulos oraron en el día del Pentecostés”. 5T:158.

Nuestra mayor necesidad es un diario ungimiento del Espíritu Santo que nos prepare para recibir la lluvia tardía

Admin
Admin

Cantidad de envíos : 199
Puntos : 497
Fecha de inscripción : 03/09/2009
Edad : 46
Localización : Pereira,Colombia

Ver perfil de usuario http://foroadventista.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.