Foro Adventista - Revista Adventista Nuestro Firme Fundamento
Bienvenido a nuestro foro tematico,aqui podras encontrar exclusivamente temas de escritores adventistas que defienden nuestras creencias historicas,te invitamos a participar

Ron Spear- Nuestra Religión Cambiada

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ron Spear- Nuestra Religión Cambiada

Mensaje por Admin el Mar Jun 01, 2010 8:57 am

Nuestra Religión Cambiada.-







Una vez más, nuestra religión sería cambiada. Para cambiar los hitos, los pilares de nuestra fe, tendríamos que desacreditar el Espíritu de Profecía. Ellen White profetizó que este rechazo de su obra tendría lugar antes del fin. Examinemos algunas de sus declaraciones:



“Satanás está... constantemente haciendo fuerza por introducir lo espurio a fin de apartar de la verdad. Precisamente, el último engaño de Satanás se hará para que no tenga efecto el testimonio del Espíritu de Dios. "Sin profecía el pueblo será disipado" (Prov. 29:18, versión Valera antigua). Satanás trabajará hábilmente en diferentes formas y mediante diferentes instrumentos para perturbar la 55 confianza del pueblo remanente de Dios en el testimonio verdadero (Carta 12, 1890).

Se encenderá un odio satánico contra los testimonios. La obra de Satanás será perturbar la fe de las iglesias en ellos por esta razón: Satanás no puede disponer de una senda tan clara para introducir sus engaños y atar a las almas con sus errores si se obedecen las amonestaciones y reproches del Espíritu de Dios (Carta 40, 1890)”. 1 Mensajes Selectos:54-55.



“Es el plan de Satanás debilitar la fe del pueblo de Dios en los Testimonios. Satanás sabe cómo hacer sus ataques. Obra sobre las mentes para excitar los celos y la disconformidad para con aquellos que están a la cabeza de la obra. Luego se ponen en duda los dones; y por supuesto, más tarde tienen poco peso y las instrucciones dadas por medio de las visiones son despreciadas. Luego sigue el escepticismo en cuanto a los puntos vitales de nuestra fe, los puntales de nuestra posición, y a continuación la duda en cuanto a las Santas Escrituras y la marcha descendente hacia la perdición. Cuando se ponen en duda los Testimonios en los cuales se creía una vez y se renuncia a ellos, Satanás sabe que los seducidos no se detendrán con esto, y él redobla sus esfuerzos hasta lanzarlos en abierta rebelión, que se vuelve incurable y acaba en la destrucción. Cediendo a las dudas y la incredulidad acerca de la obra de Dios, y albergando sentimientos de desconfianza y celos crueles, se están preparando para la seducción completa. Se levantan con sentimientos amargos contra aquellos que se atreven a hablar de sus errores y reprender sus pecados”. 2 Joyas de los Testimonios:287-288.



Un testimonio para ciertos hombres jóvenes, dado primeramente en el año 1880, habla acerca de este punto de la siguiente manera:



“Un prevaleciente escepticismo está continuamente aumentando en referencia a los Testimonios del Espíritu de Dios y estos jóvenes fomentan interrogantes y dudas en vez de removerlos, porque ellos son ignorantes con respecto al espíritu y poder y la fuerza de los testimonios”. 4 Testimonies:437.



“Me fue mostrado que muchos tienen tan poca espiritualidad que no comprenden el valor o el verdadero propósito de los Testimonios. Hablan irrespetuosamente de los Testimonios dados por Dios para el beneficio de su pueblo, y los juzgan, expresando su opinión y criticando esto y aquello, cuando ellos hubieran hecho mejor en silenciar sus labios y postrarse a sí mismos en el polvo; no podían apreciar el espíritu de los Testimonios, ya que conocían tan poco del Espíritu de Dios”. Ibid:672-673.



“Si Dios me ha dado un mensaje que darle a su pueblo, aquellos que me obstaculizarían en la obra y que disminuirían la fe del pueblo en su verdad no están peleando contra el instrumento, sino contra Dios. No es el instrumento, sino Dios, quien les ha hablado en advertencias y reproches. Es imposible ofrecerle a Dios un mayor insulto que el de despreciar y rechazar los instrumentos que Él ha designado para guiarlos”. 5 Testimonies:680.



No sólo aquellos que abiertamente rechazan los Testimonios, o que acarician dudas concernientes a estos, son los que están en terreno peligroso, despreciar la luz es rechazarla.



“Algunos de vosotros reconocéis de palabra la reprensión; pero no la aceptáis en el corazón. Seguís como antes, pero siendo menos susceptibles a la influencia del Espíritu de Dios, encegueciéndoos cada vez más, teniendo menos visión, menos dominio propio, menos fuerza moral y menos celo y placer por los ejercicios religiosos; y si no os convertís, perderéis finalmente toda vuestra confianza en Dios. No habéis hecho cambios decididos en vuestra vida cuando os llegó la reprensión, porque no habéis visto ni comprendido vuestros defectos de carácter, ni el gran contraste que hay entre vuestra vida y la de Cristo. ¿Qué representan vuestras oraciones mientras conserváis iniquidad en vuestro corazón? A menos que hagáis un cambio cabal, antes de mucho os cansaréis de la reprensión, 291 como se cansaron los hijos de Israel; y como ellos, apostataréis de Dios”. 2 Joyas de los Testimonios:290-291.



Satanás odia el Espíritu de Profecía. Para destruir la confianza en los hitos del adventismo, él debe destruir primero nuestra confianza en los Testimonios. Desafortunadamente él ha tenido mucho éxito, pero Dios nos considerará responsables a todos, líderes, pastores y laicos, del trágico desprecio hacia este maravilloso don.



“Muchos contrarían directamente la luz que Dios ha dado a su pueblo, porque no leen los libros que contienen la luz y el conocimiento, en reconvenciones, reprensiones y amonestaciones. Los cuidados del mundo, el amor a la moda y la falta de religión han desviado la atención de la luz que Dios nos ha concedido tan misericordiosamente, mientras que libros y periódicos que contienen errores inundan todo el país. Por doquiera están aumentando el escepticismo y la incredulidad. La preciosa luz que proviene del trono de Dios se oculta bajo un almud. Dios hará a su pueblo responsable de esta negligencia. Habrá que darle cuenta de todo rayo de luz que él ha dejado brillar sobre nuestra senda, sea que la hayamos aprovechado para progresar en las cosas divinas, o rechazado porque nos resultaba más agradable seguir nuestras inclinaciones.

Los tomos del "Espíritu de Profecía," y también los Testimonios deben ser introducidos en toda familia observadora del sábado, y los hermanos deben conocer su valor y ser instados a leerlos. No fue el plan más sabio colocar estos libros a precios bajos, y que haya un solo juego en una iglesia. Debieran estar en la biblioteca de cada familia, y ser leídos a menudo. Guárdense donde puedan ser leídos por muchos.

Recuerden los ministros y los hermanos que la verdad del Evangelio endurece cuando no salva. El rechazar la luz deja a los hombres cautivos, atados por cadenas de tinieblas e incredulidad. El alma que se niega día tras día a escuchar las invitaciones de misericordia, se queda pronto en tal condición que se niega a escuchar si no la conmueve una emoción. Como colaboradores de Dios, necesitamos más piedad ferviente y menos exaltación propia. Cuanto más se exalte el yo, tanto más se reducirá la fe en los Testimonios del Espíritu de Dios. Los que confían plenamente en sí mismos, verán menos y menos de Dios en los Testimonios de su Espíritu”. Ibid:291-292.



Se nos ha dicho que en la apostasía omega se escribirían libros de un nuevo orden. Al final de los años 1950 algunos de nuestros teólogos y líderes extendieron sus manos sobre el abismo para estrechar la mano del mundo evangélico. Durante algunas reuniones celebradas con el Dr. Barnhouse y Walter Martin hicimos concesiones en dos doctrinas importantes, la naturaleza de Cristo y la expiación. Hasta ese tiempo, habíamos sido clasificados como una secta y nos sentíamos avergonzados de tener ese estigma sobre nuestro nombre. Para convencer a nuestros nuevos amigos evangélicos, produjimos un libro llamado Questions on Doctrines (Preguntas sobre Doctrinas). Un gran porcentaje de este libro es bueno y sólido material adventista del séptimo día, pero un pequeño por ciento es herejía mortal. Muy sutilmente, este libro comprometió nuestros hitos y nos trajo la bendición que buscábamos recibir del mundo evangélico. Unos años más tarde este libro fue seguido por el libro Movement of Destiny (Movimiento de Destino), el cual parece excusar el rechazo del mensaje de la justificación por le fe de 1888, y de hecho trata de sugerir que el mensaje fue recibido y vivido en aquel tiempo.

A estos han seguido otros libros: Perfect in Christ (Perfecto en Cristo), por Helmet Ott, el cual destruye insidiosamente el verdadero mensaje de la victoria sobre el pecado y presenta uno falso. El libro de George Knight, From 1888 to Apostasy (Desde 1888 hasta la Apostasía), trata de volver a escribir la historia del rechazo del mensaje de 1888. Sí, hay libros de un nuevo orden entre nosotros hoy día, impresos por nuestras propias imprentas.

Se nos dice que la apostasía omega introduciría la suposición de que una gran reforma estaría ocurriendo entre los adventistas del séptimo día y que esta reforma presentaría una nueva organización. Aquellos asociados con esta nueva organización tratarían de cambiar las doctrinas que constituyen los pilares de nuestra fe. La profetisa del Señor vio esta herejía desarrollándose:



“Después de que la verdad ha[ya] sido proclamada como testimonio a todas las naciones, todo poder concebible de maldad será puesto en acción y las mentes serán confundidas por las muchas voces que clamen: "Mirad, he aquí el Cristo; mirad, allí está. Esta es la verdad, yo tengo el mensaje de parte de Dios, él me ha enviado con gran luz". Entonces serán quitadas las señalizaciones y habrá un intento de derribar las columnas de nuestra fe. Se hará un esfuerzo más decidido para exaltar el falso día de reposo y menospreciar a Dios mismo suplantando el día que ha bendecido y santificado. Este falso día de reposo será respaldado por una ley opresiva”. CBA, Tomo 7, pág. 995-996.

¿Cuáles son los pilares mencionados en esta declaración? La profetisa del Señor los describe:



“El paso del tiempo en 1844 fue un periodo de grandes acontecimientos, que abrieron a nuestros asombrados ojos la purificación del santuario que estaba ocurriendo en el cielo, el cual tenía una importante relación con el pueblo de Dios sobre la tierra, (también) los mensajes del primero, segundo y tercer ángeles, desplegando el estandarte en el cual estaba inscrito, “los mandamientos de Dios y la fe de Jesús”. Uno de los hitos bajo este mensaje era el templo de Dios, visto en el cielo por su pueblo que amaba la verdad, y el arca conteniendo la ley de Dios. La luz del Sábado del cuarto mandamiento despedía sus potentes rayos en la senda de los transgresores de la ley de Dios. La no inmortalidad de los impíos es un viejo hito. No puedo recordar nada más que pueda ser enumerado bajo el título de los viejos hitos. Toda esta excitación acerca de cambiar los viejos hitos es imaginaria”. Counsels to Writers and Editors: 30-31.



Para comprender esta declaración, debemos darnos cuenta de lo que estaba ocurriendo en el año 1888. Algunos de los líderes y pastores se estaban oponiendo al mensaje de la justificación por la fe presentado por Jones y Waggoner:



“Los hitos definidos. En Minneápolis, Dios dio a su pueblo preciosas gemas de verdad en nuevos engastes. Esta luz del cielo fue rechazada con toda la testarudez que manifestaron los judíos al rechazar a Cristo, y se habló mucho acerca de mantenerse fieles a los viejos hitos. Pero era indudable que ellos no sabían cuáles eran los viejos hitos. Había evidencia de que existía un razonamiento bíblico que apelaba a la conciencia; pero las mentes de los hombres se hallaban fijas, selladas en contra de la entrada de la luz, porque habían decidido que era un error peligroso el remover los “viejos hitos” cuando esta luz no estaba moviendo ni la parte más mínima de ellos, pero estos hombres tenían ideas pervertidas de lo que constituían los viejos hitos”. Ibid: 30.



Los hitos, los pilares de nuestra fe, son los mensajes de los tres ángeles, la purificación del santuario, la ley y la fe de Jesús, el Sábado del cuarto mandamiento y la inmortalidad del alma. Estos son los puntos que nunca pueden ser movidos.

La purificación del santuario es la doctrina más distintiva que tenemos; no hay otra iglesia que la tenga. Otros predican el Sábado del séptimo día y el estado de los muertos, pero ninguno enseña la verdad del santuario de la manera como Dios nos lo ha dado a través de la Biblia y el Espíritu de Profecía, y sin embargo pareciera que hoy día nuestra clase ministerial se avergüenzan de esta doctrina y muchos ministros descuidan el predicarla.

Mientras Cristo está purificando el santuario, los adoradores en la tierra deben repasar cuidadosamente su vida, y comparar su carácter con la norma de justicia”. El Evangelismo:166.



“Durante más de medio siglo [desde 1844], los temas principales de la verdad presente han sido cuestionados y combatidos. Se han presentado nuevas teorías como verdaderas, las cuales no constituían la verdad, y el Espíritu de Dios reveló su error. Cuando los grandes pilares de nuestra fe fueron presentados, el Espíritu Santo dio testimonio de ellos, especialmente en lo concerniente a las verdades de la cuestión del Santuario. Una y otra vez el Espíritu Santo apoyó en forma notable la predicación de esta doctrina. Pero hoy, como en el pasado, algunos serán impulsados a elaborar nuevas teorías y a negar las verdades a las cuales el Espíritu de Dios ha dado su aprobación”. Alza Tus Ojos:197.



“En el futuro, se levantarán engaños de todo género, y queremos estar de pie sobre terreno sólido. Queremos pilares resistentes para el edificio. No se debe remover ni la más mínima parte de lo que Dios ha establecido. El enemigo traerá falsas doctrinas, como la de que no existe un santuario. Este es uno de los puntos en los cuales habrá un abandono de la fe. ¿Dónde encontraremos seguridad sino en las verdades que el Señor ha estado dando por los pasados cincuenta años? Review and Herald, tomo 5, pág. 137.



“Se acerca el tiempo en que las facultades engañosas de los agentes satánicos se desarrollarán plenamente. Por un lado está Cristo, a quien se le ha dado todo poder en el cielo y en la tierra. Por el otro lado está Satanás, ejerciendo continuamente su poder para seducir, para engañar con fuertes sofismas espiritistas, para quitar a Dios del lugar que debe ocupar en la mente de los hombres”. El Evangelismo:167.



Cada adventista del séptimo día ha de ser pesado en la balanza del santuario. Véase 3 Joyas de los Testimonios:251. La apostasía omega consistirá en hacer que no tengan efecto las enseñanzas del Espíritu de Profecía. Este es el último engaño. Véase 1 Mensajes Selectos:54. Este grandioso mensaje del santuario está estrechamente relacionado con los mensajes de los tres ángeles, pero una vez más debemos confesar que se escucha muy poco desde nuestros púlpitos en referencia al santuario y a los mensajes de los tres ángeles. muy pocos comprenden lo que estos son y lo que significan para la iglesia. Hemos colocado sus símbolos en el frente de nuestras iglesias y sobre la mayor parte de lo que publicamos, pero para muchos pareciera que nos hemos olvidado del por qué. Ellen White dice acerca de estos ángeles:



“Durante los cincuenta años pasados de mi vida, he tenido preciosas oportunidades de obtener un conocimiento experimental. He tenido experiencia en los mensajes del primero, del segundo y del tercer ángel. Se representa a los ángeles volando por en medio del cielo, proclamando un mensaje de advertencia al mundo, y ejerciendo una acción directa sobre la gente que vive en los últimos días de la historia terrena. Nadie oye la voz de esos ángeles? porque son un símbolo que representa al pueblo de Dios que trabaja en armonía con el universo del cielo. Hombres y mujeres esclarecidos por el Espíritu de Dios y santificados por la verdad proclaman sucesivamente los tres mensajes. He tenido una parte en esa obra solemne. Casi toda mi experiencia cristiana está entretejida con ella. Hoy viven algunos que han tenido una experiencia similar a la mía. Han reconocido la verdad que está siendo revelada para este tiempo; se han mantenido en armonía con el gran Dirigente el Capitán de la hueste del Señor”. 2 Mensajes Selectos:446.



“La influencia de estos mensajes se ha estado profundizando y ensanchando, poniendo en movimiento los resortes de la acción en millares de corazones, sacando a la existencia instituciones de saber, casas editoriales y sanatorios. Todos éstos son instrumentos de Dios para cooperar en la gran obra representada por los ángeles primero, segundo y tercero, la obra que consiste en advertir a los habitantes del mundo que Cristo viene por segunda vez, con poder y grande gloria”. 2 Joyas de los Testimonios:372-373.



Los mensajes de los tres ángeles representan una experiencia en las vidas del pueblo de Dios la cual pronto se convertirá en una gran demostración para el mundo. Ellen White define estos mensajes de la siguiente manera:



“Cristo y su justicia, que ésta sea nuestra plataforma, la vida misma de nuestra fe”. Review and Herald, tomo 5, pág. 164.



“Varias personas me han escrito preguntando si el mensaje de la justificación por la fe es el mensaje del tercer ángel, y les he respondido: “Es ciertamente el mensaje del tercer ángel””. El Evangelismo:143. Véase también 2 Mensajes Selectos:120-121.



“El tema de mayor importancia es el mensaje del tercer ángel que abarca los mensajes del primero y del segundo ángeles. Todos deben entender las verdades contenidas en estos mensajes y demostrarlos en la vida diaria, porque esto es esencial para la salvación. Tendremos que estudiar con fervor y con oración a fin de comprender estas grandes verdades; y nuestro poder para aprender y comprender, será esforzado hasta el extremo (Carta 97, 1902)”. El Evangelismo:147.



La razón por la cual la iglesia ha fallado en su misión es que ella no ha tenido la experiencia de la justificación por la fe que se encuentra en los mensajes de los tres ángeles; como consecuencias, no ha habido una demostración del poder de Dios para que se produjera un segundo Pentecostés. Ellen White lo explica así:



“El mensaje del tercer ángel es la proclamación de los mandamientos de Dios y la fe de Cristo Jesús. Los mandamientos de Dios han sido proclamados, pero la justicia de Jesús, dándole igual importancia, no ha sido presentada por los adventistas del séptimo día, haciendo que la ley y el Evangelio vayan de la mano. No puedo hallar palabras para presentar este tema en toda su plenitud.

"La fe de Jesús". Se habla de ella, pero no ha sido entendida. ¿Qué cosa constituye la fe de Jesús, que pertenece al mensaje del tercer ángel? Jesús convertido en el ser que lleva nuestros pecados para llegar a ser el Salvador que perdona el pecado”. 3 Mensajes Selectos:195.



“Se ha perdido de vista la fe de Jesús: ésta ha sido tratada de una manera descuidada. No ha ocupado la posición destacada en la cual le fue revelada a Juan. La fe en Cristo como la única esperanza del pecador, ha sido dejada fuera de consideración y excluida no sólo de los discursos sino también de la experiencia de muchísimos que dicen creer en el mensaje del tercer ángel”. Ídem:190.



La experiencia de la verdadera justificación ha sido excluida de nuestros mensajes y una falsa justificación ha tomado su lugar. Muchos han sido enseñados a creer que somos justificados mientras cometemos pecados conocidos. Sólo cuando estamos listos para hacer un pacto con Dios de abandonar el pecado por el poder del Espíritu Santo, somos justificados. Véase 2 Cor. 7:9-10.



“Pero al paso que Dios puede ser justo y sin embargo justificar al pecador por los méritos de Cristo, nadie puede cubrir su alma con el manto de la justicia de Cristo mientras practique pecados conocidos, o descuide deberes conocidos. Dios requiere la entrega completa del corazón antes de que pueda efectuarse la justificación. Y a fin de que el hombre retenga la justificación, debe haber una obediencia continua mediante una fe activa y viviente que obre por el amor y purifique el alma”. 1 Mensajes Selectos:429.



No hemos comprendido que la fe de Jesús es uno de los pilares de nuestra fe. El mensaje de 1888 de Waggoner y Jones unió la fe de Jesús con la ley para formar un evangelio completo. Ellos fueron acusados de remover los hitos. La fe de Jesús nos da el poder para guardar la ley a la perfección.



“Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús”. Apoc. 14:12.



En el sentido doctrinal, estamos ahora en apostasía. Nuestros colegios universitarios y seminario han enseñado a nuestros ministros a pensar y a predicar como los evangélicos. Muy pocos apoyan completamente las normas y los principios que nos han sido dados a través del precioso don divino del Espíritu de Profecía. Los placeres del mundo nos han abrumado.



“Antes de que se desarrolle la última fase de la apostasía habrá confusión en la fe. No habrán ideas claras y definidas relativas al misterio de Dios. Una verdad tras otra será corrompida”. Signs of the Times, tomo 3, pág.118.



¿Aceptaremos las siguientes citas bíblicas en el contexto en que se aplican a nosotros hoy en día?

“Por cuanto entristecisteis con mentiras el corazón del justo, al cual yo no entristecí, y fortalecisteis las manos del impío, para que no se apartase de su mal camino, infundiéndole ánimo. Sí, por cuanto engañaron a mi pueblo, diciendo: Paz, no habiendo paz; y uno edificaba la pared, y he aquí que los otros la recubrían con lodo suelto. Así desbarataré la pared que vosotros recubristeis con lodo suelto, y la echaré a tierra, y será descubierto su cimiento, y caerá, y seréis consumidos en medio de ella; y sabréis que yo soy Jehová. Cumpliré así mi furor en la pared y en los que la recubrieron con lodo suelto; y os diré: No existe la pared, ni los que la recubrieron, los profetas de Israel que profetizan acerca de Jerusalén, y ven para ella visión de paz, no habiendo paz, dice Jehová el Señor”. Eze. 13:22, 10, 14-16.



“Y él viere venir la espada sobre la tierra, y tocare trompeta y avisare al pueblo, cualquiera que oyere el sonido de la trompeta y no se apercibiera, y viniendo la espada lo hiriere, su sangre será sobre su cabeza. El sonido de la trompeta oyó, y no se apercibió; su sangre será sobre él; mas el que se apercibiera librará su vida. Pero si el atalaya viere venir la espada y no tocare la trompeta, y el pueblo no se apercibiera, y viniendo la espada, hiriere de él a alguno, éste fue tomado por causa de su pecado, pero demandaré su sangre de mano del atalaya. A ti, pues, hijo de hombre, te he puesto por atalaya a la casa de Israel, y oirás la palabra de mi boca, y los amonestarás de mi parte. Cuando yo dijere al impío: Impío, de cierto morirás; si tú no hablares para que se guarde el impío de su camino, el impío morirá por su pecado, pero su sangre yo la demandaré de tu mano”. Eze. 33:3-8.



“Cercano está el día grande de Jehová, cercano y muy próximo; es amarga la voz del día de Jehová; gritará allí el valiente. Día de ira aquel día, día de angustia y de aprieto, día de alboroto y de asolamiento, día de tiniebla y de oscuridad, día de nublado y de entenebrecimiento. Y atribularé a los hombres, y andarán como ciegos, porque pecaron contra Jehová; y la sangre de ellos será derramada como polvo, y su carne como estiércol. Ni su plata ni su oro podrá librarlos en el día de la ira de Jehová, pues toda la tierra será consumida con el fuego de su celo; porque ciertamente destrucción apresurada hará de todos los habitantes de la tierra”. Sof. 1:14-15, 17-18.

Admin
Admin

Cantidad de envíos : 199
Puntos : 497
Fecha de inscripción : 03/09/2009
Edad : 45
Localización : Pereira,Colombia

Ver perfil de usuario http://foroadventista.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.