Foro Adventista - Revista Adventista Nuestro Firme Fundamento
Bienvenido a nuestro foro tematico,aqui podras encontrar exclusivamente temas de escritores adventistas que defienden nuestras creencias historicas,te invitamos a participar

Ron Spear- La Apostasía Alfa

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ron Spear- La Apostasía Alfa

Mensaje por Admin el Mar Jun 01, 2010 8:56 am

La Apostasía Alfa.-







La inspiración nos advierte que la apostasía aumentará en la iglesia y empeorará hasta que Cristo venga.

Examinemos la apostasía alfa, las ideas espiritualistas y panteístas del Dr. Kellog que fueron presentadas en su libro The Living Temple. Muchos de nuestros ministros y médicos se infatuaron con ella y fueron hipnotizados por estos engaños. A Ellen White le fue dicho en visión que enfrentase esta apostasía alfa, lo cual ella hizo.



“No os engañéis, muchos se apartarán de la fe prestando atención a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios. Tenemos ahora delante de nosotros el alfa de ese peligro. La omega será de una naturaleza asombrosísima”. 1 Mensajes Selectos:231.



“Pero debemos rehusar firmemente ser alejados de la plataforma de la verdad eterna que ha soportado la prueba desde 1844”. Ibid:233.



Durante la apostasía alfa, el Dr. Kellog, valiéndose del subterfugio, pudo robarle en forma legal a la denominación el Sanatorio de Battle Creek. Fue una pérdida trágica y la organización adventista del séptimo día fue sacudida doctrinal y financieramente hasta sus cimientos. Ellen White lo describe como sigue:



“Pocos pueden discernir el resultado de fomentar las falsedades defendidas por algunos en este tiempo. Pero el Señor ha levantado la cortina y me ha mostrado el resultado que se produciría. Las teorías espiritualistas acerca de la personalidad de Dios, seguidas hasta sus conclusiones lógicas, destruyen todo el sistema cristiano. Anulan la luz que Cristo, al descender del cielo, dio a Juan para que éste diera a las gentes. Enseñan que las escenas que están precisamente delante de nosotros no son de suficiente importancia para que se les preste atención. Anulan la verdad de origen divino y despojan al pueblo de Dios de su experiencia pasada, dándole en cambio una falsa ciencia.

En una visión nocturna, se me mostró claramente que esas opiniones han sido consideradas por algunos como las grandes verdades que han de presentarse y hacerse resaltar en la actualidad. Se me mostró una plataforma asegurada con sólidas vigas: las verdades de la Palabra de Dios. Alguien de gran responsabilidad en la obra médica estaba dirigiendo a un hombre y a otro para que aflojaran las vigas que sostenían esa plataforma. Entonces oí una voz que decía: "¿Dónde están los atalayas que deberían estar de pie sobre las murallas de Sión? ¿Están durmiendo? Este fundamento fue construido por el Obrero Maestro y soportará la tormenta y la tempestad. ¿Permitirán que este hombre presente doctrinas que nieguen la experiencia pasada del pueblo de Dios ? Ha llegado el tiempo de actuar decididamente". Ibid:238.



Ella pregunta, ¿dónde están los atalayas? ¿están durmiendo? Muchos de nuestros médicos y ministros no podían discernir entre la verdad y el error:

“El sendero de la verdad se halla al lado y cerca del sendero del error, y ambas sendas pueden parecer ser una para las mentes que no son guiadas por el Espíritu Santo y que, por lo tanto, no están prontas para discernir la diferencia entre la verdad y el error”. Ibid:236.



No olvidemos que era un líder prominente de la obra médica quien estaba removiendo las sólidas vigas de la plataforma construida por el Obrero Maestro, Jesucristo, y que el tiempo había llegado para actuar decididamente.

En visión, Dios le reveló a Ellen White el iceberg que representaba las ideas espiritualistas del panteísmo:



“Poco después de que envié los testimonios acerca de los 240 esfuerzos del enemigo para socavar el fundamento de nuestra fe mediante la diseminación de teorías engañosas, leí un incidente acerca de un barco que hizo frente a un iceberg en una neblina. Dormí poco durante varias noches. Me parecía estar aplastada como un carro bajo las gavillas. Una noche fue presentada claramente una escena delante de mí. Navegaba un barco en medio de una densa neblina. De pronto el vigía exclamó: "¡Iceberg a la vista!" Allí, como una elevada torre por encima del barco, estaba un gigantesco iceberg. Una voz autorizada exclamó: "¡Hazle frente !" No hubo un momento de vacilación. Se demandaba acción instantánea. El maquinista dio marcha a todo vapor y el timonel dirigió el barco directamente contra el iceberg. Con un crujido golpeó el témpano. Hubo una terrible sacudida, y el iceberg se rompió en muchos pedazos que cayeron sobre la cubierta con un estruendo semejante al trueno. Los pasajeros fueron violentamente sacudidos por la fuerza de la colisión, pero no se perdieron vidas. El navío se dañó, pero no sin remedio. Rebotó por el contacto, temblando de proa a popa como una criatura viviente. Entonces siguió adelante en su camino.

Bien sabía yo el significado de esta visión. Había recibido mis órdenes. Había oído las palabras, como una voz de nuestro Capitán: "¡Hazle frente!" Sabía cuál era mi deber y que no había un momento que perder. Había llegado el tiempo de una acción decidida. Sin demora, debía obedecer la orden: "¡Hazle frente!"”. Ibid:240.



En un artículo titulado La Apostasía Omega, publicado en la revista Ministry de Octubre del año 1977, el fallecido Pr. Robert Pierson nos presentó anticipadamente cómo sería la apostasía omega. Aquí están enumerados diez puntos tomados del libro 1 Mensajes Selectos, páginas 193-206.



1.- “Los principios de verdad que Dios en u sabiduría ha dado a la iglesia remanente serían descartados”.

2.- Anularían “la verdad de origen divino”.

3.- “Sería cambiada nuestra religión”.

4.- “Por supuesto, se tendría poco en cuenta el Sábado y también al Dios que lo creó”.

5.- Se supondría “que había de realizarse una gran reforma entres los adventistas del séptimo día, y que esa reforma consistiría en renunciar a las doctrinas que están en pie como las columnas de nuestra fe”.

6.- “Se introduciría un sistema de filosofía intelectual”.

7.- Se trataría de debilitar la predicación del segundo advenimiento enseñando “que las escenas que están precisamente delante de nosotros no son de suficiente importancia para que se les preste atención”.

8.- “Se escribirían libros de una nueva orientación”.

9.- “Se establecería una nueva organización”.

10.- “No se permitiría que nada se interpusiera en el camino del nuevo movimiento”.



Necesitamos estudiar estos diez puntos muy cuidadosamente, porque con cada día que pasa se están haciendo más evidentes en la iglesia. Tenemos una filosofía intelectual que ha estado haciendo incursiones en nuestro sistema educacional y ahora está siendo escuchada desde muchos de nuestros púlpitos. El Pr. M. L. Andreasen, en la última etapa de la década de los años 1950, la llamó “La Nueva Teología”. De hecho, es en realidad una vieja teología, la doctrina calvinista que sostiene que los mandamientos no pueden ser guardados a la perfección, que todas las debilidades hacia el pecado, heredadas y cultivadas no pueden ser vencidas hasta que Cristo venga. Véase 1 Juan 3:6-9; el Deseado de Todas las Gentes:311; 1 Testimonies:144. Para fortalecer su posición, algunos partidarios del calvinismo adoptaron la posición agustiniana de que Cristo tomó la naturaleza humana antes de la caída, lo cual lo hacía un perfecto observador de la ley, pero creando la excusa para el hombre caído de que Cristo era diferente de nosotros y por lo tanto no podía ser nuestro ejemplo, sólo nuestro substituto. Lógicamente, si seguimos este concepto de causa a efecto, éste hace que la justificación forense lo sea todo, minimizando la santificación y el desarrollo del carácter y presentando la expiación como efectuada completamente en la cruz. Suprime la necesidad de un santuario y elimina la importancia de la fecha de 1844 y la necesidad de una iglesia remanente. También le resta significado al Sábado del séptimo día, el cual se convierte en el sello de Dios después del cierre de la gracia. El quebrantamiento del Sábado y la irreverencia por la casa de Dios podrían ser uno de los pecados más grandes en la iglesia hoy en día. Muy pocos adventistas del séptimo día guardan el Sábado de acuerdo a Isaías 58:13-14.



"Si retrajeres del día de reposo tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y lo llamares delicia, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no andando en tus propios caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus propias palabras, entonces te deleitarás en Jehová, y yo te haré subir sobre las alturas de la tierra, y te daré a comer la heredad de Jacob tu padre; porque la boca de Jehová lo ha hablado"

Admin
Admin

Cantidad de envíos : 199
Puntos : 497
Fecha de inscripción : 03/09/2009
Edad : 45
Localización : Pereira,Colombia

Ver perfil de usuario http://foroadventista.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.