Foro Adventista - Revista Adventista Nuestro Firme Fundamento
Bienvenido a nuestro foro tematico,aqui podras encontrar exclusivamente temas de escritores adventistas que defienden nuestras creencias historicas,te invitamos a participar

Ron Spear- El Esfuerzo Humano Guiado por el Espíritu Santo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ron Spear- El Esfuerzo Humano Guiado por el Espíritu Santo

Mensaje por Admin el Mar Jun 01, 2010 8:52 am

El Esfuerzo Humano Guiado por el Espíritu Santo





Existe gran confusión en las filas del adventismo hoy. Gran parte de esta confusión está en la esfera teológica concerniente a la salvación. Hace pocos años la iglesia se vio obligada a desfraternizar a un teólogo adventista del séptimo día debido a su oposición a nuestra posición histórica con respecto al juicio investigador y otras creencias afines.

Algunos de nosotros quienes tuvimos parte en la investigación de las creencias de este hombre sobre justificación por la fe, estuvimos convencidos que Satanás tenía más falsos profetas en reserva para el pueblo fiel de Dios en la iglesia remanente. Y cuando examinamos la situación que existe ahora, debemos decir que cada viento de doctrina está tocando hoy a la puerta de la iglesia.

Un número de libros muy populares de este precioso tema de justificación por la fe están entre los best sellers en las librerías adventistas. Sin embargo, tristemente, encontramos también que a menudo estos contienen una muy reciente Nueva Teología, la cual dice que Jesús hace el actuar. Relájese y no se preocupe que él lo llevará a través de las puertas perlinas. Estos libros también proponen que todo esfuerzo humano es legalismo. “No intente el dejar de pecar; ese es el trabajo que Jesús hace por usted y en usted”.

Esto es solamente una verdad a medias, y verdades a medias son muy peligrosas cuando se relacionan con los hitos del adventismo. Esta clase de salvación no es realmente nueva. Es tan antigua como el propio pecado. Le permite al pecador el engaño satánico de ir al cielo cometiendo sus pecados secretos. La Biblia enseña la completa victoria ahora sobre todas las debilidades de carácter heredadas y cultivadas. Vea Educación 257 y El Deseado de Todas las Gentes:624-625. La estricta obediencia a la santa y justa ley de Dios es la norma de toda justicia. No puede haber compromiso con este gran hito. “Aquel que no tenga suficiente fe en Cristo para creer que él puede liberarlo del pecado, no tiene la fe que le dará la entrada al reino de Dios” (5 Review and Herald:24).

Jesús es nuestro sustituto y también nuestro ejemplo: “Quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el matadero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados” 1 Pedro 2:24. El es nuestro ejemplo en perfección de nuestros caracteres.

Consideren estas palabras inspiradas: “La obediencia de Cristo a su Padre fue la misma obediencia que le es requerida al hombre... El Señor Jesús vino a nuestro mundo, no para revelar lo que un Dios podía hacer, sino lo que un hombre podría hacer, a través de la fe en el poder de Dios para ayudar en cada emergencia... Jesús el Redentor del mundo pudo guardar los mandamientos de Dios solamente en la misma forma que la humanidad puede guardarlos” Nuestra Elevada Vocación:48.

La profetisa del Señor describió la guerra del alma con estas palabras: “La guerra contra el yo es la más grande batalla que jamás se haya peleado. Entregar el yo, rindiendo todo a la voluntad de Dios y siendo vestidos con humildad, poseyendo ese amor que es puro, pacífico, fácil de ser implorado, colmado de mansedumbre y buenos frutos, no es un logro fácil. Y aun es su privilegio (aquí se refiere a la persona a quien fue dirigida esta carta) y su deber ser un perfecto vencedor aquí. El alma debe rendirse a Dios antes que ésta pueda ser renovada en conocimiento y verdadera santidad. La vida santa y el carácter de Cristo es un ejemplo fiel. Su confianza en Su Padre celestial fue ilimitada. Su obediencia y sumisión fue perfecta y sin reserva. El no vino para ser servido, sino para servir a otros. Vino no para hacer su propia voluntad, sino la voluntad del que lo envió. En todas las cosas él se sometió a sí mismo a aquel que juzga justamente. De los labios del Salvador del mundo fueron escuchadas estas palabras: “No puedo hacer nada por mí mismo”” 3 Testimonies:106-107.

La salvación es algo que usted trabaja día a día. Usted no puede hacer nada para ser salvo; pero si no hace algo, se perderá. Pero usted no hace las cosas para ser salvo; hace lo que Jesús dice porque lo ama y él lo ha salvado. Jesús dice: “Si me amáis guardad mis mandamientos”. Usted entrega su voluntad y determinaciones y él otorga el poder. “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en Su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Juan 1:12.

De nuevo habla Dios a través de la inspiración: “Y es el más arduo y estricto conflicto el cual viene con el propósito y la hora de la gran decisión y resolución del ser humano, para rendir la voluntad y el camino a la voluntad y senda de Dios”.

“Al hombre le es asignada una parte de esta gran lucha por la vida eterna; él debe responder al trabajo del Espíritu Santo. Requerirá una lucha para quebrantar los poderes de las tinieblas, mas el Espíritu que trabaja en él puede y llevará a cabo esta obra. Pero el hombre no es un instrumento pasivo para ser salvo en la indolencia. El es llamado a esforzar cada músculo en la lucha por la inmortalidad, no obstante es Dios quien suple la eficiencia”.

“Aquí están las obras de los hombres, y están las obras de Dios... Con estos dos poderes combinados, el hombre será victorioso... El Señor extiende al máximo cada nervio y músculo espiritual para que el hombre pueda ser un exitoso vencedor en esta obra y pueda obtener la preciosa dádiva de la vida eterna” Nuestra Elevada Vocación:91.

El libro de Apocalipsis revela las promesas de Dios sólo a aquellos quienes vencen. Muchos adventistas creen que la lluvia tardía proveerá la voluntad y determinación para ser obedientes y desarrollar sus caracteres. Pero Dios envió una advertencia hace más de cien años a su iglesia, que la mayoría del pueblo de Dios en el tiempo del fin no estarían preparados para la crisis que los sobrecogería como una sorpresa abrumadora. Vea 5 Testimonies:136; 8 Testimonies:28,37,41.

“Vi que muchos descuidaban la preparación necesaria, esperando que el tiempo del “refrigerio” y la “lluvia tardía” los preparase para sostenerse en el día del Señor y vivir en Su presencia. ¡Oh! ¡Y a cuantos vi sin el amparo en el tiempo de angustia! Primeros Escritos:71.

“Vi que el residuo no estaba preparado para lo que viene sobre la tierra. Un estupor, como letargo, parecía suspendido sobre el ánimo de la mayoría de aquellos que profesan creer que tenemos el último mensaje. Mi ángel acompañante exclamó con intensa solemnidad: “Preparaos, Preparaos, Preparaos!”” Ibid:119.

“En tal caso, debéis morir para poder vivir. Preparaos, preparaos, preparaos. Debéis hacer mayores preparativos que los que habéis realizado, porque el día del Señor viene, día de ira, cruel y ardiente, que asolará la tierra y destruirá a los pecadores de ella. Sacrificadlo todo para Dios. Ponedlo todo sobre el altar: el yo, vuestras propiedades, todo, como sacrificio vivo. El entrar en la gloria lo exigirá todo” Ibid: 66-67.

Jesús dijo: “Esforzaos a entrar por la puerta angosta, porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán” Lucas 13:24.

Miremos más de cerca el plan de Dios para devolver la raza caída a su hogar edénico, y no olvidemos que un pecado expulsó a nuestros padres de su jardín y que un pecado no confesado o no perdonado nos privará de nuestro hogar eterno. Vea 1 Mensajes Selectos: 429, 464-465; 2 Testimonies:355.

¿Podemos ser salvos sólo yendo a la iglesia y siendo buenos? ¡Absolutamente no! Dios no puede salvar gente buena; Él puede salvar solamente gente santa.

Jesús es el único que puede hacernos santos a través de nuestra obediencia voluntaria a Su santa ley. Evaluemos algunas evidencias adicionales inspiradas acerca de este importante tema.

“Me fue mostrado que si el pueblo de Dios no hace esfuerzos de su parte, sino que espera a que venga sobre ellos el refrigerio para que quite sus equivocaciones y corrija sus errores; si dependen de esto para limpiarse de la suciedad de la carne y del Espíritu y los habilite a unirse al fuerte pregón del tercer ángel, serán hallados faltos. El refrigerio o poder de Dios sólo viene a aquellos quienes se han preparado para esto, haciendo la obra que Dios les ha encomendado, es a saber, limpiarse a sí mismos de toda inmundicia de carne y Espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios” 1 Testimonies:619.

“El poder de Cristo está a la disposición de los que quieren vencer” 1 Mensajes Selectos:445.

“Si el poder divino no se combina con el esfuerzo humano, yo no daría un ápice por todo lo que pudiera hacer el más grande de los hombres” Ibid: 481.

“Una gran lección es aprendida cuando entendemos nuestra relación a Dios y su relación hacia nosotros” La Fe Por La Cual Vivo:165.

“Cuando está en el corazón el deseo de obedecer a Dios, cuando se hacen esfuerzos con ese fin, Jesús acepta esa disposición y ese esfuerzo como el mejor servicio del hombre, y suple la deficiencia con sus propios méritos divinos. Pero no aceptará a los que pretenden tener fe en Él, y sin embargo son desleales a los mandamientos de Su Padre. Oímos mucho acerca de la fe, pero necesitamos oír mucho más acerca de las obras. Muchos están engañando a sus propias almas al vivir una religión fácil, acomodadiza y desprovista de la cruz. Pero Jesús dice: “Si alguno quiere venir en pos de mi, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame”” 1 Mensajes Selectos:448.

“El hombre es privilegiado a conectarse con Cristo, y luego lo divino y lo humano se combinan; y en esta unión debe descansar solamente la esperanza del hombre; pues es al tocar el Espíritu de Dios el alma, que los poderes de ésta son reavivados, y el hombre llega a ser una nueva criatura en Cristo Jesús” 2 Review and Herald:616.

“A menos que el Espíritu Santo obre sobre el corazón humano, a cada paso resbalaremos y caeremos” Notebook Leaflets:53.

“La obra del Espíritu Santo es inmensurablemente grande... La presencia personal de Cristo al alma” 2 Review and Herald:617.

“La voluntad humana debe ser combinada con la divina. Esto traerá al Espíritu Santo en nuestra ayuda” Nuestra Elevada Vocación:153.

“El Espíritu Santo debe ser impartido constantemente al hombre, o no tendrá disposición para contender contra los poderes de la oscuridad” Que Pueda Conocerlo:16.

“Un pequeño desacato a un “Así dice el Señor” es suficiente para detener la bendición prometida del Espíritu Santo” Carta 10, Octubre 1899.

“No vino (el ángel Gabriel) para quitar de su mano la copa, sino para fortalecerle a fin de que pudiese beberla” El Deseado de Todas las Gentes: 643.

“El Espíritu provee la fuerza que sostiene en toda emergencia a las almas que luchan y batallan” Hechos de los Apóstoles:42.

¿Por qué tantos cristianos fallan en alcanzar la gran norma de la justicia? La mensajera de Dios nos da la respuesta: “Muchos fallan en imitar nuestro Modelo Santo debido a que estudian muy poco los rasgos definidos de ese carácter. Tantos están tan llenos de planes atareados, siempre activos, que no hay tiempo o lugar para que el precioso Jesús sea un compañero querido, cercano. No le remiten cada pensamiento y acción a El, preguntando: ¿Es este el camino del Señor?. Si lo hicieran caminarían con Dios, como lo hizo Enoc” 6 Testimonies:393. (Énfasis suplido por el compilador).

“Se está apoderando del mundo un afán nunca visto. En las diversiones, en la acumulación de dinero, en la lucha por el poder, hasta en la lucha por la existencia, hay una fuerza terrible que embarga al cuerpo, la mente y el alma. En medio de esta precipitación enloquecedora, habla Dios. Nos invita a apartarnos y tener comunión con Él: “Estad quietos, y conoced que Yo soy Dios””.

Muchos, aun en sus momentos de devoción, no reciben la bendición de la verdadera comunión con Dios. Están demasiado apremiados. Con pasos presurosos penetran en la amorosa presencia de Cristo y se detienen tal vez un momento dentro de este recinto sagrado, mas no esperan consejo. No tienen tiempo para permanecer con el divino Maestro. Vuelven con sus preocupaciones al trabajo.

“Estos obreros jamás podrán lograr el éxito supremo, hasta que aprendan cual es el secreto del poder. Tienen que dedicar tiempo a pensar, orar, esperar que Dios renueve sus energías físicas, mentales y espirituales. Necesitan la influencia elevadora de su Espíritu. Al recibirla, serán vivificados con nueva vida. El cuerpo gastado y el cerebro cansado recibirán refrigerio, y el corazón abrumado se aliviará”.

“Nuestra necesidad no consiste en detenernos un momento en su presencia, sino en tener relación personal con Cristo, sentarnos en Su compañía. Feliz será la condición de los niños de nuestros hogares y los alumnos de nuestras escuelas cuando tanto los padres como los maestros aprendan en sus propias vidas la preciosa experiencia descrita en estas palabras del Cantar de los Cantares: “Como el manzano entre los árboles silvestres, así es mi amado entre los jóvenes; bajo la sombra del deseado me senté, y su fruto fue dulce a mi paladar. Me llevó a la casa del banquete, y su bandera sobre mi fue amor”” La Educación: 253-254.

La falta de estudio intenso de la Palabra de Dios y del Espíritu de Profecía ha llevado a la iglesia a las profundidades de su presente condición laodicense. Nuestra falta de tiempo en oración y nuestro descuido del altar familiar nos ha colocado en una posición que ha contribuido a la mundanalidad de la iglesia y a la indiferencia hacia las cosas espirituales. El materialismo tiene un control mortal sobre todos nosotros, pastores, laicos y líderes.

Hablamos del fin del mundo y de la venida de Jesús, pero nuestro estilo de vida habla más fuerte que nuestras palabras, “No es nuestro tiempo” o, “Quizás algún día, pero no ahora, Señor” es nuestra oración silenciosa.

Pero Él viene ahora; luego de una gran demora, vuelve otra vez. ¿Y encontrará fe en su iglesia de los últimos días? No la halló en la iglesia en su primera venida. ¿Estará chasqueado con su iglesia hoy?

Oh, si, Él está terriblemente decepcionado de todos nosotros, laicos, pastores y líderes. “El Maestro Celestial preguntó: “Que engaño mas fuerte puede nublar la mente que la pretensión de que están construyendo sobre el fundamento correcto y que Dios acepta sus obras, cuando en realidad están haciendo muchas cosas de acuerdo a la política mundanal y están pecando contra Jehová? Oh, es un gran engaño, una ilusión fascinante, que toma posesión de las mentes cuando hombres quienes han conocido una vez la verdad, confunden la forma de piedad con el Espíritu y el poder de ésta, cuando suponen que son ricos y aumentados en posesiones y en necesidad de nada, cuando en realidad están en necesidad de todo””.

“Dios no ha cambiado hacia sus siervos fieles quienes están manteniendo sus vestiduras sin mancha. Pero muchos están pregonando “Paz y seguridad”, mientras destrucción repentina viene sobre ellos. A menos que haya un completo arrepentimiento, a menos que los hombres humillen sus corazones confesando y recibiendo la verdad como es en Jesús, nunca entrarán en el cielo. Cuando la purificación ocurra en nuestras filas, ya no descansaremos más en paz, jactándonos de ser ricos aumentados en pertenencias, en necesidad de nada.

¿Quién puede ciertamente decir: “Nuestro oro es probado en el fuego, nuestras túnicas están sin mancha del mundo?” Vi a nuestro instructor señalando a las vestiduras de los así llamados justos. Quitándoselas, dejó al descubierto la suciedad bajo ellas. Luego me dijo: “¿No puedes ver cómo pretendidamente han cubierto su suciedad y podredumbre de carácter? Cómo la ciudad fiel se ha convertido en una ramera”. ¡La casa de mi Padrees hecha lugar de mercadería, un lugar donde la presencia divina y la gloria se han apartado! Por esta causa hay debilidad y falta la fuerza” 8 Testimonies: 249-250.

No olvidemos que requerirá toda onza de nuestro poder moral, con nuestras voluntades firmemente aferradas a la mano de Dios, el alistarnos para la próxima crisis mundial y eclesiástica. De nuevo la profetisa le advierte a la iglesia con gran agonía de alma: “¡Preparaos! ¡Preparaos! ¡Preparaos!”.

debemos exaltar de nuevo la norma de la justicia para que el mundo pueda ver que hemos estado con Jesús. La perfección de carácter y la victoria completa es nuestra si nos esforzamos por ella.

Al cerrar este estudio, volvamos nuevamente a la inspiración, pues la fe y las obras deben ir juntas para producir justicia.

“La fe que se requiere de nosotros no es una de no hacer nada; la fe que salva es aquella que obra por amor y purifica el alma ... La fe y las obras nos mantendrán armoniosamente balanceados, y nos harán exitosos en la obra de perfeccionar el carácter cristiano” That I May Know Him: 229. Todo el énfasis suplido por el autor.

“Solo se tiene por genuino el amor que se muestra en las obras” El Conflicto de los Siglos: 541.

“Sin las obras de la obediencia, la fe “es muerta”” Patriarcas y Profetas: 61.

Esforzarnos por alcanzar la perfección de nuestros caracteres ahora, es nuestra única esperanza: “Para recibir ayuda de Dios, el hombre debe reconocer su debilidad y deficiencia; debe esforzarse por realizar el gran cambio que ha de verificarse en él; debe comprender el valor de la oración y del esfuerzo perseverante. Los malos hábitos y costumbres deben desterrarse; y solo mediante un decidido esfuerzo por corregir estos errores y someterse a los sanos principios, se puede alcanzar la victoria. Muchos no llegan a la posición que podrían ocupar porque esperan que Dios haga por ellos lo que Él les ha dado poder para hacer por sí mismos. Todos los que están capacitados para ser de utilidad deben ser educados mediante la más severa disciplina mental y moral; y Dios les ayudará, uniendo su poder divino al esfuerzo humano” Patriarcas y Profetas: 255.

“Dios nos invita a que alcancemos la norma de perfección y pone como ejemplo delante de nosotros el carácter de Cristo. En su humanidad, perfeccionada por una vida de constante resistencia al mal, el Salvador mostró que cooperando con la Divinidad los seres humanos pueden alcanzar la perfección de carácter de esta vida. Esa es la seguridad que nos da Dios de que nosotros también podemos obtener una victoria completa” Hechos de los Apóstoles: 424.

“La batalla para vencerse a sí mismo, para lograr la santidad y el cielo, es una lucha de toda la vida. Sin continuo esfuerzo y constante actividad, no puede haber adelanto en la vida divina, ni puede obtenerse la corona de victoria” Ministerio de Curación: 358.

Dios envía esta advertencia a su iglesia hoy: “Todo aquel que permanece en Él, no peca; todo aquel que peca, no le ha visto, ni le ha conocido. Hijitos, nadie os engañe; el que hace justicia es justo como Él es justo. El que practica pecado es el diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios” 1 Juan 3:6-9.

Sí, el esfuerzo humano guiado por el Espíritu Santo significa guardar la ley perfectamente. Quiera Dios ayudarnos a entender y experimentar la justicia de Jesús y Su victoria en nuestras vidas cada día, es nuestra oración

Admin
Admin

Cantidad de envíos : 199
Puntos : 497
Fecha de inscripción : 03/09/2009
Edad : 45
Localización : Pereira,Colombia

Ver perfil de usuario http://foroadventista.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.