Foro Adventista - Revista Adventista Nuestro Firme Fundamento
Bienvenido a nuestro foro tematico,aqui podras encontrar exclusivamente temas de escritores adventistas que defienden nuestras creencias historicas,te invitamos a participar

F T Wright .La Reforma

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

F T Wright .La Reforma

Mensaje por Admin el Mar Ene 25, 2011 9:13 am

F T Wright .La Reforma
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

La obra de la reforma sigue a la del reavivamiento. La reforma, como nuestra declaración nos afirma, es "una reorganización, un cambio en las ideas y teorías, hábitos y prácticas". Es imposible co-menzar verdadera¬mente esta obra mientras estamos en servidumbre de la antigua vida, porque durante ese tiempo nosotros estamos en la escuela de Satanás donde, en vez de cambiar las ideas y teorías equi-vocadas, hábitos y prác¬ticas, estamos siendo fundamentados en ellas más y más cada día. Primero debe llevarse a cabo la liberación de la esclavitud, después de lo cual la obra de reforma comienza.

Considérese esto otra vez a la luz de la historia de los israelitas cuando emprendieron su salida de Egipto.

Mientras ellos estuvieron en servidumbre, fue imposible que se les enseñara los grandes principios de la ley y así ser divorciados de muchos hábitos malos que lle¬naban sus vidas. Tan pronto como salieron de la tierra de tinieblas, esa reeducaci6n comenzó, y continuaría mientras vivieran. Ha de ser visto y entendido que en el momento que ellos salieron de Egipto no entraron directamente en la tierra prometida. Así es que, en el momento que nosotros somos regenerados en la expe¬riencia de] nuevo na-cimiento de liberación de la esclavi¬tud, no somos idóneos en ese momento para entrar en el reino de los cielos.

Ninguna intención hay de tratar todo aspecto de la obra de reforma en este estudio como será tra-tado más completamente en un futuro libro, Reavivamiento y Reforma. Pero el punto que nosotros de-seamos hacer es que existe una confesión aceptable que produce el reavivamiento, y hay continuas con-fesiones aceptables las cuales producen y continúan la obra de reforma. Por lo tanto, nosotros estaremos ocupados en esta publicación con el estudio de la confesión aceptable co¬mo se relaciona a la obra de re-forma como distinto de la de¡ reavivamiento.

Mientras es verdad que la obra de reforma es esa de reorganización, reeducaci6n, de cambios de teorías e ideas y sus hábitos y prácticas consecuentes, no hemos de desviarnos a pensar que no hay obra de limpieza pa¬ra ser hecha en la obra de reforma. Hay una obra de, limpieza para ser hecha v la nece-sidad de eso surge de la manera siguiente.

La presencia de ideas y teorías equivocadas en la mente es vista por el diablo como la oportunidad de despertar en los hombres un espíritu y actitud equivocados. A través de estos medios él genera sentimientos equivocados, resentimientos, competencia, envidia, celos y cosas semejantes, que sucesi-vamente guían a acciones equivocadas.

Un excelente ejemplo de esto es hallado en la expe¬riencia de la iglesia primitiva. Es especialmente signifi¬cativo porque ahí estaba una iglesia llena del poder del Espíritu donde uno al menos no esperaría que proble¬mas aparecieran, pero, sin embargo, los habla. Al poco tiempo después del pentecostés surgió una queja de los griegos contra los hebreos debido a la supuesta dispari¬dad en la distribución del sustento para las, viudas entre ellos. El registro de esto está en Hechos 6:1. "En aquellos días, creciendo el número de los discípulos, hubo murmuración de los Griegos contra los Hebreos, de que sus viudas eran menospreciadas en el ministerio cotidiana”.

Aquí, poderosos sentimientos fueron generados en las mentes y corazones de los griegos. Uno podría ad¬mirarse cómo esto podía ser, cuando ellos hablan sido liberados del pecado y poseían el amor de Cristo en sus corazones. Esto sucedió porque la obra de reforma no habla tenido tiempo para alcan-zar el punto donde ellos fueran liberados de las teorías e ideas equivocadas que hablan aprendido en la escuela de Satanás. El diablo era bien conocedor de la existencia todavía de estas co¬sas en sus vidas, y vio que podia obrar en os para ge¬nerar en los cristianos de ese día. sentimiento res¬puestas que serían pecaminosas y que sucesivamente conducirían a malas acciones.

La ilustración de esto se revela en términos muy cla¬ros en Hechos de los Apóstoles: 72. "Los que sé habían convertido por la labor de los apóstoles estaban afectuosamente unidos por el amor cristiano. A pesar de sus anteriores prejuicios, hallábanse en recíproca concordia. Sabia Satanás que mientras du-rase aquella unión no podría impedir el progreso de la verdad evan¬gélica, y procuró revelarse de los an-tiguos modos de pensar con la esperanza de introducir así en la iglesia elementos de discordia".

No puede ser tan enfatizado que mientras el reaviva¬miento hace una obra de limpieza por el indi-viduo y li¬teralmente le da la vida de Cristo en su humanidad caída, no quita todo problema. Si lo hicie-ra, no habría ninguna necesidad para la obra de reforma. Hay toda¬vía más limpiezas para ser realizadas en las vidas de los que han sido nacidos de nuevo. Para recibir tales lim¬piezas y el asistente perdón, se requiere una confesión aceptable en cada caso.

Ha de ser visto claramente en el estudio de esta con¬fesi6n aceptable que en la vida del cristiano hay tres problemas Ligados. Primero que todo, existe el residuo de ideas y teorías equivocadas que se han triado de la vieja vida hasta el tiempo cuando ellas son vistas y o la tutela del Espíritu de Dios. Luego existe los sentimientos y actitudes equivocados los cuales pueden ser desarrollados de estas ide-as y teorías erróneas cuando nos rendimos a la tentación. Finalmente están las malas acciones las cuales son el resultado final de esta cadena de causas a efectos.

Debe ser visto y entendido que la cosa más aparente en la vida humana es el resultado final, sien-do en este caso, las malas acciones. Lo siguiente más fácilmente entendido es el mal sentimiento inferior a las malas ac¬ciones. Pero lo más difícil de ver son las ideas y teorías equivocadas que están debajo de eso. Un excelente ejemplo de esto es hallado en la experiencia de los do¬ce apóstoles que caminaron con Cristo hasta la crucifi¬xión, con la noción fija todavía en sus mentes que el Mesías, en quien ellos firmemente creían ser el Cristo, comenzaría con una gloriosa era de fuerza y poderío para Israel. Esa idea equivocada condujo sucesivamen¬te a un espíritu de rivalidad y competencia entre ellos que sucesi-vamente gui6 a malas acciones de los unos para con los otros.
Mientras el Salvador podía perdonarlos por las ac¬ciones, y al mismo tiempo limpiarlos de los sentimientos dentro de ellos, no pudo liberarlos inmediatamente de las ideas y teorías equivocadas que eran la base de todo el problema. La evidencia enseñándonos la verdad de esto es hallada en Juan 13:1-17. Es la historia de¡ lavato¬rio de pies en esa ocasión cuando el Señor se vio por úl¬tima vez con sus discípulos antes de su crucifixión. Estos hombres llegaron a esa fiesta con toda clase de malos senti-mientos los unos para con los otros, porque cada ¬uno estaba celoso de las posibilidades que otros tenían de ocupar el primero y más elevado puesto en el reino. Orgullo, odio y rivalidad había en ellos y estos malos sentimientos eran su vida misma en ese tiempo.

Así fue que Jesús, deseando limpiarlos de todo esto aunque sabia que aun todavía no hablan cam-biado sus ideas con relación al reino, vino a ellos para lavar sus pies. Este acto no iba a ser solamente un lavatorio físico, sino iba a ser la limpieza de la misma condición pecado¬ra en la cual ellos entonces permanecían. Que iba a ser una limpieza espiritual, es evidente por el hecho de que cuando El había terminado dijo, "y vosotros limpios es¬táis, aunque no todos" (Juan 13:10).

Ahora El había lavado los pies de todos ellos, y cada uno estaba tan limpio como cualquier otro. Por lo tanto, si sólo hubiera sido una limpieza física, El simplemente habría declarado que ellos estaban todos limpios sin añadir la excepción con relación a uno. Ese otro era Ju¬das, "Porque sabía quién le había de entregar; por eso dijo: No estáis limpios todos". Versículo 11. Esa su¬ciedad en el último discí-pulo era una suciedad espiri¬tual, no física, por lo que conocemos que lo que el Sal¬vador realmente se proponía con esos hombres en el lavatorio de los pies no era solamente lavar el polvo de sus pies, sino la vida espiritual de] espíritu malo de sus corazones.

Así que está escrito, "Cuando Jesús se ciñó con una toalla para lavar el polvo de sus pies, deseó por este mismo acto lavar el enajenamiento, los celos y el or¬gullo de sus corazones. Esto era mucho más importante que lavar sus polvorientos pies" (DTG:603).
Que El tuvo éxito al hacer eso es evidente por sus propias palabras cuando dijo, "y vosotros lim-pios es¬táis". "El orgullo y el egoísmo crean disensión y odio, pe¬ro Jesús se los quitó al lavarles los pies. Se realizó un cambio en sus sentimientos. Mirándolos, Jesús pudo decir: 'Vosotros limpios estáis' ' Ahora sus corazones es¬taban unidos por el amor mutuo. Habían llegado a ser humildes y a estar dis-puestos a ser enseñados. Excepto Judas, cada uno estaba listo par conceder a otro el lugar más elevado. Ahora, con corazones subyugados y agra¬decidos, podían recibir las palabras de Cristo". (Ibid).

De esto entonces es más claro que el salvador es ca¬paz de limpiarnos de los malos sentimientos, y de per¬donarnos por las malas acciones que esos sentimientos nos indujeron a c sin ser necesariamente habilitado para cambiar de una vez las ideas y teorías equivo¬cadas que son la raíz de todo el problema. La prueba de esto es mostrado por la forma que se portaron al po¬co tiempo en el jardín del Getsemaní cuando Cristo fue arrestado. Allí, ellos actuaron otra vez en armonía con sus ideas equivocadas que hablan acariciado por tanto tiempo y que les habían causado mucho problema. Por supuesto, el tiempo viene, como vino para ellos, cuan¬do el Señor es habilitado para mostrar la naturaleza ma¬la de la teoría y nos ha liberado de ella, pero mientras tanto, en la obra de reforma, el Señor es muy capaz de limpiarnos del espíritu malo y perdonar las malas ac¬ciones cuando son confesadas como ellas deben ser. Tal con-fesión debe ser no sólo del mal que hemos hecho, sino también del espíritu malo que tenemos. Es el espíritu que nos hace lo que nosotros somos, sea pe¬cadores u obedientes.
Precisamente como la obra del reavivamiento está claramente enseñada en lección objetiva en el servicio de la pascua, así también la obra de limpieza en el pe¬ríodo de reforma está claramente enseñada en lección objetiva en los servicios del santuario. No puede ser de¬masiado enfatizado que, mientras existen similitudes decisivas entre la obra de limpieza como sucede en el reavivamiento y reforma, no han de ser confundidas la una con la otra. Antes, las distinciones entre ellas de¬ben ser mantenidas muy claras y separadas. Reaviva¬miento significa la muerte del primogénito y su re¬emplazo con la nueva vida y naturaleza de Cristo. Re¬forma el descubrimiento v erradicación de las anti¬guas ideas y teorías, hábitos y prácticas, en todos sus consecuentes malos sentimientos.

El vacío dejado por su extirpación ha de ser lleno de las dulces gracias del Espíritu.
En otras palabras, en ningún sentido la pascua debe ser usada para ilustrar la experiencia cristiana diaria, y el servicio diario del santuario no debe ser usado para enseñar la experiencia del reavivamiento. De manera que, al avanzar en el estudio de la confesión aceptable, la estudiaremos como ella se re-laciona a la obra de re¬forma en la vida diaria. Estamos estudiando algo que está disponible solamente a los que ya han recibido la bendición de la liberación de la esclavitud y han dejado a Egipto espiritual.

Admin
Admin

Cantidad de envíos : 199
Puntos : 497
Fecha de inscripción : 03/09/2009
Edad : 44
Localización : Pereira,Colombia

Ver perfil de usuario http://foroadventista.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.