Foro Adventista - Revista Adventista Nuestro Firme Fundamento
Bienvenido a nuestro foro tematico,aqui podras encontrar exclusivamente temas de escritores adventistas que defienden nuestras creencias historicas,te invitamos a participar

Aprendiendo a Amar, Torben Nybo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Aprendiendo a Amar, Torben Nybo

Mensaje por Admin el Mar Ene 25, 2011 8:26 am

Aprendiendo a Amar, Torben Nybo
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

La batalla contra el yo es la mayor batalla que jamás se haya peleado. Muchos entienden su incapacidad; desean aquella vida espiritual que los llevará a tener armonía con Dios, y están luchando para obtenerla. Pero es en vano. Solamente queriendo ser hechos dispuestos, terminará la lucha por el dominio de la vida y finalmente usted descansará. Mire al Salvador y encuentre descanso para sus propias obras. Su gracia es suficiente para subyugar el pecado. Aférrese de la esperanza que ha sido colocada delante de usted. Su fuerza lo ayudará en su debilidad; Él lo guiará paso a paso. Coloque su mano en la de Él, y déjese guiar por Él.
El uso errado de la voluntad está en querer hacer con que usted sea el amo de su vida, tratando de ser capaz de obedecer, lo llevará a un cautiverio que es peor que tratar de ser libre de vivir bajo la con-denación de la ley.

Solamente un correcto entendimiento del ministerio de Cristo lo libertará del cautiverio que es mantenido por la debilidad, el infortunio y las cadenas del pecado. El camino de Cristo se encuentra en Su santuario. Cristo siempre está cercano. Su amorosa presencia lo rodea. Búsquelo como a Uno que quiere dejarse encontrar por usted.

La promesa de Dios es: “Me buscaréis y me encontraréis, cuando me busquéis con todo vuestro corazón”. Eso es lo que hace toda la diferencia, buscarlo con todo vuestro corazón. Esta siempre ha sido la solución para la victoria, y sin embargo es tan poco conocida por los hombres.

El amor es el cumplimiento de la Ley y esto tiene que ser encontrado, conocido y vivido. Viene de arriba y sólo se puede encontrar su camino de cumplimiento, construyendo un santuario para ella en el hombre interior. Bienvenido al mundo de amor, paz y justicia del Señor.

No tengo placer en vuestros sacrificios (“Vuestros pensamientos no son Mis pensamientos”).-

“Porque ante nosotros fue predicado el evangelio, así como ante ellos; pero la palabra predicada no les aprovechó, por no haber sido mezclada con fe en los que la oyeron. Si hoy escucháis Su voz, no endurezcáis vuestros corazones, como mi pueblo lo ha hecho en el pasado. Porque si Jesús les ha dado descanso, entonces no habría dicho después que queda un descanso para el pueblo de Dios. Porque el que ha entrado en Su descanso, también ha cesado de sus propias obras”.

Usted me pregunta: ¿Con qué me presentaré delante del Señor, y me inclinaré ante el gran Dios? ¿Debiera presentarme con holocaustos o con becerros de un año?

Yo le pregunto: ¿Se agradará el Señor con miles de carneros, con diez mil ríos de aceite? ¿Debo dar mi primogénito por mi transgresión, el fruto de mi cuerpo por el pecado de mi alma?
Yo le digo: Él te ha mostrado, oh hombre, lo que es bueno; ¿Y qué es lo que el Señor requiere de usted, sino es actuar justamente, y amar la misericordia, y andar humildemente con tu Dios? (Ver Hebreos 4 y Miqueas 6).

La fe de Jesús es simple en su operación pero poderosa en sus resultados. ¡El problema está en el hombre! El último mensaje de Dios a un mundo que perece en Apocalipsis 14:6-11, es antes que nada un mensaje de esperanza, pero en él usted encontrará tres mensajes específicos: un llamado al evangelio, una advertencia a dejar Babilonia y un apelo para darle a Él tu corazón para que Él escriba Su marca en él. No es una marca externa, sino que es un carácter interior. Los tres mensajes tienen la siguiente progresión: ver el amor, conocer el amor y experimentar las bendiciones de dar amor.

¿Qué es lo que está errado con el hombre? (“Yo te aconsejo que compres de Mí”).-

“Porque así como los cielos son más altos que la tierra, así mis caminos son más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos que vuestros pensamientos”.
“Pero yo os conozco, que no tenéis el amor de Dios en vosotros”. Juan 5:42. Esta simple declaración de Jesús aclara muchas discusiones. El hombre natural no posee el amor de Dios. Tiene que ser de alguna manera imputado para que haga parte del hombre. Este proceso se llama salvación. De tal manera que la salvación significa aprender a amar así como Dios lo ama a usted. Cuando le preguntaron a Jesús cómo podría ser esto, Su respuesta fue simple.

“Mi corazón odia vuestras lunas nuevas y vuestras fiestas; ellas son un problema para mi”. La verdadera religión de la Biblia es diferente de la religión del hombre, no importa como usted le llame a esa religión. No hay límites para lo que el hombre ha tratado de hacer para ser salvo; sufrimientos, ofrendas, ceremonias y oraciones; pero siempre hay algo en común. Son sus propias obras. En la religión de Cristo, Él no hizo nada por Sí mismo. Esta verdadera religión es la misma tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento.

Admin
Admin

Cantidad de envíos : 199
Puntos : 497
Fecha de inscripción : 03/09/2009
Edad : 44
Localización : Pereira,Colombia

Ver perfil de usuario http://foroadventista.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo a Amar, Torben Nybo

Mensaje por Admin el Mar Ene 25, 2011 8:30 am

Lección 1: Aprendiendo a Amar = Viendo – Conociendo – Experimentando.-

En la búsqueda de respuestas de cómo aprender a amar tal como Dios ama, dos preguntas funda-mentales deben ser colocadas:

1.- ¿La Biblia habla del mismo Evangelio tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamen-to? Vea Hebreos 13:8; Génesis 3:15; Jeremías 31:31-34; Ezequiel 36:26 y Hebreos 8 y 9.

2.- ¿Aprender a amar es el centro de los mandamientos? Vea Marcos 12:30-31; Juan 15:14-17; Juan 13:34-35; Juan 14:31; Efesios 3:19; Juan 21:13-18.


Como podemos ver, el evangelio de Cristo retratado en las páginas del Antiguo Testamento es el mismo retratado por Cristo en las páginas del Nuevo Testamento, y así podemos comenzar a obtener todo el cuadro del Salvador de la humanidad. Los ojos serán abiertos, los oídos comenzarán a oír, y los corazones comenzarán a entender que Dios siempre ha sido el mismo, y también lo ha sido el Evangelio.

“Hermanos, no os escribo ningún nuevo mandamiento, sino un antiguo mandamiento que vosotros tenéis desde el comienzo. El antiguo mandamiento es la palabra que habéis escuchado desde el comienzo”. 1 Juan 2:7.

“Os daré un corazón nuevo, y pondré “Pondré mis leyes en vuestras mentes,
un nuevo espíritu dentro de vosotros; y y las escribiré en vuestros corazones;
quitaré el corazón de piedra de vuestro y yo os seré por Dios y ustedes me
cuerpo, y os daré un corazón de carne”. serán por pueblo”. Hebreos 8:10.
Ezequiel 36:26.


Cuando el pecador entra en el tabernáculo, se encuentra con el altar de las ofrendas por el pecado. Un cordero es preparado para dar su vida por el pecador. La culpa cambia de dueño; uno es dejado libre y el otro carga con la culpa. Uno muere de manera que el otro pueda vivir. El amor es mostrado hacia uno que no lo está valorizando correctamente. Esto es verdadero amor. Antes que comencemos a estudiar acerca de este amor, es hecho un pacto. El símbolo en el atrio es el lavacro. Esta es la tumba de agua del pecador.

con gran claridad y poder el apóstol presenta la doctrina de la justificación por la fe en Cristo. A través de todas las edades la gran verdad de la justificación por la fe ha permanecido como un poderoso faro para guiar a los pecadores arrepentidos hacia el camino de la vida. Es esta luz la que ahuyenta las tinieblas del paganismo donde quiera que éste se encuentre y revela la sangre de Cristo como limpiadora del pecado. La misma luz ha guiado a miles de almas sobrecargadas con sus pecados a la verdadera fuente de perdón y paz. Es cuando el hombre ve lo que es el verdadero amor, que el amor de Cristo comienza a trabajar dentro de él.

¿Cuál es el fundamento de la salvación?

Lea Génesis 3:15; Romanos 5:1-10; Salmo 51; Filipenses 2:8; Apocalipsis 7:14 y Hechos 2:22-31.

Viendo el Amor.-

“Porque Dios amó tanto al mundo, que dio a su único Hijo, para que todo aquel que crea, no pe-rezca, mas tenga la vida eterna”. Juan 3:16.
“Pero yo os conozco, que no tenéis el amor de Dios en vosotros”. Juan 5:42.
“Gracia y paz sean con vosotros, de Dios el Padre y de nuestro Señor Jesucristo, el cual se dio a Sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente mundo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre”. Gálatas 1:3-4.
“Y para conocer el amor de Cristo, el cual excede todo conocimiento, para que podáis ser llenados con toda la plenitud de Dios”. Efesios 3:19.


El Lugar Santo en el Santuario ilustra la escuela de Cristo. Cada mañana y cada tarde el estudiante se encontraba con el Maestro en el altar. El Espíritu del Maestro es la luz viviente en el mundo, la cual es traída fresca para todos los estudiantes en cada Sábado.

Habiéndose encontrado con Cristo, el pecador se vuelve hijo e hija de Dios, y a través de la sangre de Cristo puede entrar confiadamente en la escuela de Cristo. Cada estudiante puede ser levantado y colo-cado en los lugares celestiales, donde aprenderá a ser humilde y amoroso de corazón, tal como lo fue Cristo, aprendiendo a amar a los demás tal como Él nos ama. Este proceso es llamado permanecer en Cristo, de tal manera que Cristo permanecerá más y más en nosotros. Se construirá un santuario para Su Espíritu dentro de nosotros. De eso es lo que trata el Evangelio.

¿Cuál es el crecimiento cristiano?

Romanos 1:17 Poder para salvación

Hebreos 10:19 Intrepidez para entrar

Efesios 2:6 Levantados para poder sentarnos con Él

Experimentando el Amor.-

“Hijitos míos, os escribo estas cosas, para que no pequéis. Y si algún hombre peca, tenemos un abogado con el Padre, Jesucristo el justo”. 1 Juan 2:1.
“Venid a Mí, todos los que estáis trabajados y cargados, y Yo os daré descanso. Tomad Mi yugo sobre vosotros, y aprended de Mi; porque Yo soy humilde y manso de corazón; y encontraréis descanso para vuestras almas”. Mateo 11:28-29.
“Abre mis ojos, y miraré las maravillas de Tu ley”. Salmo 119:18.

“Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad; átalas a tu cuello, escríbelas en la tabla de tu co-razón”. Proverbios 3:3.
“Os he dicho estas cosas, para que mi alegría pueda estar en vosotros, y para que vuestra alegría pueda ser completa”. Juan 15:11.
“Este es mi mandamiento: que os améis los unos a los otros, así como Yo os he amado”. Juan 15:12.

Así como Dios, a través de la obra de Cristo delante de Su trono, escribe Su ley sobre el corazón del pecador perdonado, así Su ley eterna brillará más y más hasta que el día sea perfecto. La ley será más y más visible en el carácter del pecador perdonado a medida que se acerca el día perfecto. Esta es la Palabra hecha carne en los seres humanos caídos. El hombre es transformado a semejanza del carácter de Cristo así como el amor de Dios se vuelve el amor de un ser humano caído.

¿Cuál es el secreto de la Deidad?

Levíticos 23:4-10
Malaquías 3:1-3
Zacarías 3:1-10
Proverbios 4:18
Apocalipsis 7:3
2 Corintios 12:9
1 Corintios 3:18
Colosenses 1:26-27

Conociendo el Amor.-

“El amor no le hace mal al prójimo; por lo tanto el amor es el cumplimiento de la ley”. Romanos 13:10.

“Así como el Padre me ha amado, así también Yo os he amado: permaneced en Mi amor.
Si guardareis Mis mandamientos, permaneceréis en Mi amor; así como Yo he guardado los manda-mientos de Mi Padre y permanezco en Su amor.
Os he dicho estas cosas para que mi alegría esté con vosotros, y para que vuestra alegría pueda ser completa.
Este es Mi mandamiento: que os améis los unos a los otros, así como Yo os he amado”. Juan 15:9-13.


Admin
Admin

Cantidad de envíos : 199
Puntos : 497
Fecha de inscripción : 03/09/2009
Edad : 44
Localización : Pereira,Colombia

Ver perfil de usuario http://foroadventista.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo a Amar, Torben Nybo

Mensaje por Admin el Mar Ene 25, 2011 8:35 am

Lección 2: El Santuario – La Clave para Entender el Evangelio.-

La Salvación – El Carácter de Dios – El Ministerio de Cristo.

En la búsqueda de un entendimiento de Dios y Su amor por nosotros, existen tres preguntas fun-damentales:

1.- ¿Cómo ilustra la Biblia los tres pasos en el proceso de salvación? Lea Juan 16:7-8; Juan 8:30-32; Apocalipsis 14:6-11; Apocalipsis 14:12; 1 Corintios 1:30; Juan 14:6.
2.- ¿Cómo está relacionada la gloria de Dios, Su carácter, con los eventos finales? Lea Mateo 24:14; Apocalipsis 18:1-4; Romanos 18:1-4; Romanos 14:17-18; 1 Juan 4:17-18.
3.- ¿Cuál es el ministerio terrenal y celestial de Cristo? Lea Hebreos 9:28; Romanos 5:10; Juan 14:1-4; Hebreos 8 y 9.


El asunto del santuario es la clave que aclara el misterio de la divinidad. Abre los ojos parta poder ver un completo sistema de la verdad, relacionado y armonioso, mostrando que la mano de Dios cuida del pecador durante todo el camino. La historia del santuario construido por Moisés en el desierto, es la historia de la salvación mostrada en imágenes, es la propia lección de Dios en los tres pasos hacia el cielo que todos tienen que experimentar.

“Tu camino, Oh Dios, está en el santuario. ¿Quién es tan grande como nuestro Dios?”. Salmo 77:13.
“Mi gracia te basta; porque mi fuerza se perfecciona en la debilidad”. 2 Corintios 12:9.


Seeing Love = Viendo el Amor
Experiencing Love = Experimentando el Amor
Knowing Love = Conociendo el Amor
Of sin = De pecado
Of Righteousness = De justicia
Of judgment = De juicio
John 15:9-13 = Juan 15:9-13
John 16:8-11 = Juan 16:8-11

Compare los símbolos del Antiguo Testamento con la realidad del Nuevo Testamento:


Efesios 1:13 Romanos 6:4-6 2 Corintios 3:18 Hechos 3:19-22


Cleansed from sin = Limpiado del pecado
The daily walk with God = El andar diariamente con Dios
The name presented before the Father = El nombre presentado ante el Padre
Christ’s offer received and man reconciled with God (Rom. 5:10) = La ofrenda de Cristo es recibida y el hombre es reconciliado con Dios (Rom. 5:10)
Changed by beholding Christ (2 Cor. 3:18) = Transformado al contemplar a Cristo (2 Cor. 3:18)
One with Christ (Efe. 3:19) = Uno con Cristo (Efe. 3:19)

Así como antiguamente los pecados del pueblo eran colocados por la fe sobre la ofrenda por el pecado, y a través de su sangre transferidos, en figura, al santuario terrenal, así en el nuevo pacto los pecados del arrepentido son por la fe colocados sobre Cristo, y transferidos, de hecho, al santuario ce-lestial. Y así como la limpieza típica del santuario terrenal era realizada a través de la remoción de los pecados a través de los cuales había sido contaminado, así la limpieza actual del santuario celestial debe ser realizada a través de la remoción, o del borramiento, de los pecados que allí están registrados.

Dios quiere habitar en nosotros: “Y me harán un santuario para que pueda habitar entre ellos”. Éxodo 25:8.
Dios es nuestro protector: “Y habrá un tabernáculo para sombra contra el calor del día, y para un lugar de refugio, y para esconderse de la tormenta y de la lluvia”. Isaías 4:6.
Dios nos da entendimiento: “Cuando pensé en saber esto, fue demasiado penoso para mi. Hasta que fui al santuario de Dios; entonces entendí el fin de ellos”. Salmo 73:16-17.
¿Dónde apoya la Biblia estas últimas cuatro declaraciones?
Dios mira a todas las personas por igual: todas las doce tribus tenían el mismo acceso al taberná-culo.
Dios les da a todos las mismas oportunidades: todas las doce tribus podían ver el tabernáculo.
Dios está siempre presente, día y noche: porque la nube del Señor estaba sobre el tabernáculo du-rante el día, y la llama estaba sobre él durante la noche.
Dios le enseña a cada persona individualmente: Solamente una persona cada vez podía llegar al altar con el cordero.


¿Qué es el santuario? El término “santuario” se refiere a la tienda que estaba dentro del atrio del templo, llamado el tabernáculo de Dios. Fue construido por Moisés en el desierto, como un modelo de las cosas celestiales en relación con el ministerio de Cristo. Es un símbolo del ministerio de Cristo y de la salvación del hombre.
La clave para entender la salvación del hombre se encuentra cuando usted sigue al cordero paso a paso a través del santuario. La ley lleva al pecador a recibir al cordero, y la sangre del cordero limpia siempre al pecador, hasta que el pecado sea destruido para siempre.


His offer at the cross = Su ofrenda en la cruz
The work of Christ for man = La obra de Cristo por el hombre
His work as mediator in heaven = Su obra como mediador en el cielo
The work of Christ in man = La obra de Cristo en el hombre

¡Encuentre las dos partes de la salvación en estos textos bíblicos!
Romanos 5:10; Hechos 10:43; Hebreos 9:24; Hebreos 9:28; Efesios 1:13; Hebreos 12:1-2; 2 Co-rintios 5:14; Efesios 2:1; Hebreos 2:17.

“Así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por se-gunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan”. Hebreos 9:28.


El tabernáculo en el desierto era un modelo de las cosas celestiales. El atrio forma un cuadrado perfecto, y en el centro está el altar, un símbolo del Calvario. Este centro ilustra la vida de Jesús en la tierra. El santuario en sí mismo está colocado en el otro cuadrado, un símbolo del Cielo, y su centro es el arca del pacto con la Ley

Admin
Admin

Cantidad de envíos : 199
Puntos : 497
Fecha de inscripción : 03/09/2009
Edad : 44
Localización : Pereira,Colombia

Ver perfil de usuario http://foroadventista.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo a Amar, Torben Nybo

Mensaje por Admin el Mar Ene 25, 2011 8:42 am

Lección 3: La Ley Hecha Perfecta en el Hombre.-

Perdón – Enseñada por Su Espíritu – Sellada por Su Marca.

En la búsqueda de un entendimiento de la salvación existen tres pasos que tenemos que experi-mentar:

1.- ¿Cómo puede un pecador caído ser reconciliado con Dios? Lea Gálatas 3:22-29; Colosenses 2; Sal-mo 51.
2.- ¿Qué significa caminar con Dios, lo cual es la santificación? Lea 2 Corintios 3:18; Gálatas 2:20-21; Romanos 7:25.
3.- ¿Cómo termina Cristo Su obra en nosotros y finalmente nos redime? Lea Hebreos 9:28; Romanos 5:10; Juan 14:1-4; Hebreos 8 y 9.


“Pero Yo os digo la verdad: os conviene que Yo me vaya, porque si no me fuese, el Consolador no vendría a vosotros; pero si me fuere, os lo enviaré. Y cuando él venga, convencerá al mundo de pe-cado, de justicia y de juicio”. Juan 16:7-8.
“Mas por él estáis vosotros en Jesucristo, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justifica-ción, santificación y redención”. 1 Corintios 1:30.
“Mi gracia te basta; porque mi fuerza se perfecciona en la debilidad”. 2 Corintios 12:9.
“Entonces les dijo Jesús a aquellos Judíos que creían en él, si permanecéis en mi palabra, entonces realmente seréis mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os libertará”. Juan 8:31-32.

Mirad lo que yo tengo para ustedes: “Si cualquiera de ustedes trae una ofrenda al Señor, ... que ofrezca un macho sin defecto; lo ofrecerá de su propia voluntad ... y será aceptado que haga expiación por él”. Levítico 4:1-4.
“Y el sacerdote tomará la sangre de la ofrenda por el pecado con su dedo, y la colocará sobre los cuernos del altar del holocausto”. Levítico 4:25.
Ven hagamos un pacto: “Y rociará de la sangre de la ofrenda por el pecado al lado del altar; y el resto de la sangre será derramada al pie del altar: es una ofrenda por el pecado”. Levítico 5:9.
“Cuando entren en el tabernáculo de la congregación, se lavarán con agua, para que no mueran”. Éxodo 30:20.

¿Qué significa aceptar a Jesús? ¿Por qué existe el bautismo? Lea Salmo 31; Romanos 4; Romanos 6:1-7 y Hechos 8:28-40.

De perdido a salvo.-

“Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y para lim-piarnos de toda maldad”. 1 Juan 1:9.
“Al día siguiente Juan vio a Jesús viniendo hacia él, y dijo, he ahí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo”. Juan 1:29.
“Pero tantos cuantos le recibieron, a ellos les dio el poder de ser hijos de Dios, a aquellos que creyeron en su nombre”. Juan 1:12.
“Entonces Pedro les dijo, arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo. Hechos 2:38.

“A fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo. En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa”. Efesios 1:12-13.

“Manda a los hijos de Israel que te traigan aceite puro de olivas machacadas, para el alumbrado, para que las lámparas alumbren continuamente”. Levítico 24:2.
Viviendo a la luz del Espíritu Santo. Juan 8:12.



“Cada Sábado lo pondrá continuamente en orden delante de Jehová, en nombre de los hijos de Israel, como pacto perpetuo”. Levítico 24:8. Viviendo por la palabra de vida. Juan 6:36.

“Y pondrá el incienso sobre el fuego delante del Señor, para que la nube de incienso pueda cubrir el propiciatorio que está sobre el testimonio, para que no muera”. Levítico 16:13.
Viviendo a cara descubierta delante de Jesús. Juan 5:30.


Explique las imágenes del Antiguo Testamento en relación con el Evangelio. Lea Éxodo 25:31-40; 30:1-7; Levítico 24:1-9.

En la Escuela de Cristo.-

“Pero todos nosotros, con la cara descubierta mirando como en un espejo la gloria del Señor, so-mos transformados en la misma imagen de gloria en gloria, por el Espíritu del Señor”. 2 Corintios 3:18.

“Él debe crecer, pero yo debo disminuir”. Juan 3:30.
“Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con el cual nos ama, aun cuando está-bamos muertos en nuestros pecados, nos ha resucitado juntamente con Cristo (por la gracia sois salvos), y nos ha hecho sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en las edades venideras las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. Efesios 2:5-7.

¿Cómo nos volvemos estudiantes y qué es lo que tenemos que aprender? Lea Hebreos 10:19; Efesios 2; Juan 15; Romanos 7; Lucas 9:23.

El Día Final de la Expiación.-

Lea Levítico 16 y 26:33-37; Deuteronomio 10:1-5.
“Vienen días, dice el Eterno, en que haré un nuevo pacto con la casa de Jacob y de Judá. No co-mo el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de Egipto. Porque ellos in-validaron mi pacto, aunque yo fui un esposo para ellos, dice el Eterno. Este es el pacto que haré con Is-rael después de aquellos días, dice el Eterno: Pondré mi Ley en sus mentes, y la escribiré en sus cora-zones. Y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Y ninguno enseñará más a su prójimo, ni a su hermano, diciendo: 'Conoce al Señor'. Porque todos me conocerán, desde el menor hasta el mayor, dice el Señor. Y perdonaré su maldad, y no me acordaré más de su pecado". Jeremías 31:31-34.

¿Cómo explican los siguientes textos lo que debe ocurrir en el día de la expiación? Lea Génesis 6:18; Sofonías 3:5-20; Isaías 2:8-10; Ezequiel 9.

Sellados por Cristo.-

“Entonces vi a otro ángel que subía del este, y tenía el sello del Dios vivo. Clamó a gran voz a los cuatro ángeles, que habían recibido poder de dañar la tierra y el mar, y les dijo: No dañéis la tierra, ni el mar, ni los árboles, hasta que sellemos en sus frentes a los siervos de nuestro Dios". Apocalipsis 7:2-3.

“Nosotros hemos conocido el amor que Dios nos tiene, y hemos creído en él. Dios es amor, y el que permanece en el amor, permanece en Dios, y Dios en él. En esto se perfecciona el amor en nosotros, para que tengamos plena confianza en el día del juicio. Porque como él es, así somos nosotros en este mundo. En el amor no hay temor. Antes el amor perfecto echa fuera el temor, porque el temor mira el castigo. De donde el que teme, aún no está perfecto en el amor”. 1 Juan 4:16-18.

Muchos preguntan qué es el sello y cuáles son las consecuencias es muy simple. Es el acto final del ministerio de Cristo. Es la realidad de la imagen del día de la expiación en el libro de lecciones del Antiguo Testamento. Es el acto que está explicado en Daniel 7:13-14 y nuevamente en Apocalipsis 22.11.
Cristo escribió el primer capítulo de la historia de la redención en la cruz; aquello fue el autor de nuestra fe. Él escribió el último capítulo de nuestra redención en el santuario celestial, cuando abrió el libro con los siete sellos; este es el fin de nuestra fe (Hebreo 12:2).

El sellamiento es un arreglo en la verdad, tanto intelectual como espiritualmente, de tal manera que uno no puede ser movido. Es entrar en la roca (el arca). El sellamiento es la prueba de que la ley ha sido completamente escrita en los corazones de los creyentes. Desde el comienzo hasta el fin, es Cristo el que ha estado trabajando por nosotros y en nosotros para Su complacencia. El Sábado del séptimo día es el sello porque es un símbolo de todo lo que tiene que ver con el sello.

Mientras la ley es santa, los Judíos no podían ser justos a través de sus propios esfuerzos para guardar la ley. Los discípulos de Cristo deben obtener justicia de un tipo diferente de aquella que tenían los fariseos, si es que quieren entrar en el reino de los cielos. Dios les ofrece, en Su Hijo, la perfecta justicia de la ley. Si abren totalmente sus corazones para recibir a Cristo, entonces la misma vida de Dios, Su amor, habitará en ellos, transformándolos a Su propia semejanza; y así, a través del don gra-tuito de Dios, ellos poseerán la justicia que la ley requiere. Pero los fariseos rechazaron a Cristo; “siendo ignorantes de la justicia de Cristo, y establecieron su propia justicia” (Romanos 10:3), y no se some-tieron a sí mismos a la justicia de Dios.

Jesús procedió a mostrarles a sus oyentes lo que significa guardar los mandamientos de Dios, que es una reproducción en ellos mismos del carácter de Cristo. Porque en Él, Dios se manifestó diariamente ante ellos.
Una religión legal es insuficiente para llevar el alma a una armonía con Dios. La dura y rígida or-todoxia de los fariseos, destituida de contrición, ternura, o amor, era apenas una piedra de tropiezo para los pecadores. Ellos eran como la sal que ha perdido su sabor, porque su influencia no tenía poder para preservar el mundo de la corrupción. La única fe verdadera es aquella que “opera por amor” (Gálatas 5:6) para purificar el alma. Es la levadura la que transforma el carácter.
“Finalmente, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, to-do lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si hay algo digno de alabanza, en es-to pensad. Lo que aprendisteis y recibisteis y oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de paz estará con vosotros”. Filipenses 4:8-9.

Admin
Admin

Cantidad de envíos : 199
Puntos : 497
Fecha de inscripción : 03/09/2009
Edad : 44
Localización : Pereira,Colombia

Ver perfil de usuario http://foroadventista.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo a Amar, Torben Nybo

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 1:41 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.